MDQ2
Daniel Melingo es un artista enigmático. Nutrido del rock nacional argentino y de una vasta filosofía musical, camina en la actualidad por los rincones del folclore rioplatense haciendo propias la milonga y el tango. Trae consigo un cúmulo de experiencias que lo acompañan en cada viaje. Melingo sueña y vive en dos mundos. La realidad propiamente dicha por un lado, y por el otro, aquel mundo inventado por él, en el que mezcla sus fantasías, sus deseos y sus recuerdos. Quizás sea esta una de las premisas principales de las que parte Mariano Galperin, director de la película Su Realidad, al crear un documental que desnuda al artista que existe detrás de la obra, mostrándonos su cotidianeidad e introduciéndonos a los universos construidos por el mismo.

Recientemente presentada en el Festival Tucumán Cine 2015, en el que recibió una Mención Honorífica a Mejor Director y ganadora también del premio Mejor Película Argentina en el Festival Internacional de Mar del Plata 2014, Su Realidad es la cuarta película de Mariano Galperin en la que el director adopta una mirada absolutamente libre, documental, real, pero a su vez, ficcionada. La película propone una constante oscilación entre realidad y ficción, de la misma forma que el personaje transita entre su realidad y sus dimensiones paralelas. Melingo viaja a Europa de gira para presentar su nuevo disco, realiza shows y camina por las calles en Francia; interactúa con el mundo y al mismo tiempo se sumerge en sueños, estados alucinógenos y recuerdos. Una cámara lo sigue en dichos viajes, documenta, registra con gran delicadeza y con la belleza de la fotografía en blanco y negro cada una de sus historias.

La música aparece, sin lugar a dudas, como un elemento privilegiado y merecedor del tiempo que sea suficiente para poder deleitarlo. En los escenarios, en los trenes y en los encuentros con amigos, Daniel Melingo es Daniel Melingo, compartiendo con artistas como Andrés Calamaro y el folclorista Jaime Torres.

La personalidad única, extravagante, mística y sensible de Melingo es la que nos conmueve con su exquisita imaginación y nos transporta a cada uno de sus delirios. De esta forma se burla del mundo en el que vive e inventa el suyo. Existe un personaje irritante que impide a Melingo tomar vuelo: su manager. Un sujeto que en sus intentos de atar al músico se convierte en el antagonista de sus ilusiones. El dato curioso es que dicho personaje es interpretado por el mismo Mariano Galperin.

Destructor en la ficción, y creador en la realidad, Galperin (como director) se relaciona y trabaja con la profundidad del artista, bordea los umbrales de surrealismo y nos muestras aquellos lugares imaginarios en los que el músico habitúa en sus momentos de soledad. Mediante escala de grises, experimenta con sus encuadres y convierte el espacio cinematográfico en una obra donde la imagen cautiva y la música acaricia.

Elena Nicolay

Para compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrPrint this page