“Siento que tengo algo para decir y quiero compartirlo”

Por: Tatiana Luján Valdez
 
 
PLAYLIST
PLAYLIST: Una Performance de Aymara Abramovic y Pedro Ant, donde Tiziano participa. La misma se presenta en el marco de 80%OFF Artistas parcialmente liquidados, en el Camarin de las Musas (Bs As).

 

Tiziano Cruz  es un poco jujeño y un poco tucumano. Se encuentra actualmente trabajando en CABA, y completando su formación artística, una tarea que lleva delante de manera incesante. Sin embargo, aún viviendo en la ciudad más centralista de nuestro país, no ha dejado de trabajar a la distancia en proyectos que buscan el desarrollo y crecimiento del arte y la cultural norteña. Por eso mismo es fundador del grupo independiente ULMUS Gestión Cultural, el cual tiene como objetivo promover intercambios artísticos entre los creadores del NOA y los de otras regiones del país.

Tiziano es también Intérprete Dramático recibido en la Universidad Nacional de Tucumán, Técnico Superior en Administración de Empresas y Técnico en Artes Visuales recibido en la Prov. de Jujuy. Ha realizado Posgrados en “Gestión Cultural” en la Universidad Nacional de Córdoba, y Posgrado en “La Dramaturgia del Actor. Re-definiciones de una Práctica” y “Metodología de la Investigación Artística (teatro danza)” ambos en la Universidad Nacional de Tucumán.

En unos días, Cruz volverá a la provincia a dictar un Laboratorio Performático al cual tituló “Manifiesto para mi mismo (el discurso como obra de arte)”,  que se encuentra en el marco de Plan de Transferencia de Beca otorgada por el Instituto Nacional del Teatro y Fondo Nacional de las Artes.

 

 

CPQV: Vos te definís como un artista contemporáneo. ¿En qué consiste ser un artista contemporáneo hoy?

TC: Ser contemporáneo hace referencia a todo aquello que sucede en el tiempo presente y que pertenece al período histórico de tiempo más cercano a la actualidad.  Ser un artista contemporáneo es entonces “estar” en el tiempo presente y dialogar con el contexto constantemente. Esto puede parecer sumamente fácil, pero es muy complejo. Nuestro contexto es complejo: crisis económica, crisis social, política, cultural, y así; ¿cómo hacer para trabajar con una plataforma tan fluctuante? En estos últimos años de venir experimentando artísticamente, y que la gente no sepa dónde ubicarme me es interesante. Algunos dicen que soy actor, otros director, otros artista visual, plástico, performer, gestor cultural, etc. Siempre respondo que soy artista, no por una cuestión de “ser artista- un ser todopoderoso” sino que comprendo al artista como una persona en constante cambio, investigación, que dialoga con el contexto y con las formas. Ojo que no quiere decir que todos los días me levante pensando una cosa distinta sobre el arte o de la vida. Todo lo contrario, tengo una visión sumamente democratizadora de la práctica, que tiene que ver con mi crianza y de cómo me manifiesto con el mundo. No concibo una obra de arte que para comprenderla tenga que leer 10 hojas, como lo es el “arte contemporáneo” de hoy en su mayoría, ahí claramente hay una posición elitista de la misma.

 

 

CPQV: Te perfeccionaste con Emilio García Whebbi y Guillermo Cacace en dirección teatral. ¿Podés contarnos un poco de esas experiencias?

TC: Sí, con Emilio Garcia Wehbi, fue a través de la Beca de Formación que obtuve  del Instituto Nacional del Teatro, la cual me llevo a instalarme aquí en Bs As. Con Guillermo Cacace, con la Beca de Formación del Fondo Nacional de las Artes.

Ambas experiencias fueron enriquecedoras, pero muy diferentes, dos posiciones ante el teatro y arte en sí. Con Wehbi la formación es comprender la Obra como un todo, un director escénico tiene que saber de antemano todo o por lo menos el 90% de lo que va a hacer. Nuestras clases eran teóricas, al estilo de mesas redondas de trabajo, donde trabajábamos todo el tiempo reflexionando sobre textos, actuación, objetos, forma. Son muy complejas sus clases, él es muy complejo y muy erudito. Con Cacace por el contrario fue una formación más centrada sobre la actuación, sobre el actor, algo no tan alejado de la formación que tuve en Tucumán, sin embargo era interesante su propuesta porque sabiendo que ya se habla de una No actuación en el teatro, él sigue apostando a ello y buscando nuevas formas de relacionarse en escena.

En ambas formaciones me encontré con personas de mi edad con mucha formación por encima, con muy buenas reflexiones sobre la práctica, que de alguna manera estaban pensando algo no muy distinto de lo que yo pensaba estando en Tucumán, quizás por eso decidí quedarme aquí, con muchos de ellos estoy trabajando en proyectos.

 

Tiempo
Tiempo – Una performance bajo la autoria de Tiziano Cruz, que realizó en el Festival de Arte Joven de BsAs, junto a la actriz Popi Cabrera.

 

CPQV: Hace muy poquito formaste parte de la Residencia Artística LABRA, del Instituto Nacional de Artes Escénicas – Uruguay (INAE) y Asociación General de Autores del Uruguay (AGADU). ¿En qué consistió dicha residencia? ¿Qué conclusiones pudiste sacar de la misma?

TC: Bueno es la segunda residencia Internacional en la que participo, la primera fue hace exactamente un año atrás en Brasil con Emilio Garcia Wehbi, donde además hicimos una performance. En esta ocasión (Uruguay) consistió en una formación muy específica “El Teatro Clásico desde una perspectiva contemporánea” la misma bajo la tutoría del artista español Javier Hernández-Simon. Trabajamos con el texto “Fuenteovejuna” de Lope de Vega, y reflexionamos durante 7 días sobre posibles abordajes escénicos, y en función de ese texto, metodologías que él había desarrollado en su experiencia como director. No teníamos prácticamente descansos, nos levantábamos a las 5 de la mañana para poder hacer la tarea que nos daba al finalizar el día, fueron días muy intensos. Al finalizar la residencia teníamos que exponer una posible puesta en escena de Fuenteovejuna. Esta residencia fue claramente un entrar en crisis constante, y cuestionarme un montón de cosas, pero sobre todo reafirmar lo que hago. Mi propuesta se titulaba “Fuenteovejuna – Instalación Teatral: Funerales para Artistas” era una obra dirigida exclusivamente para artistas, reduje los 21 personajes de la obra a tres actrices con vestuario de iconos religiosos, lo que me interesaba hablar era la constante idea del hijo (América) de  matar al padre (Europa), lo cual nos llevaba a una derrota inexorable, ya que siempre que estamos tratando de salir de los parámetros europeos, volvemos a ellos, como si no hubiera forma de escapar, como Edipo no pudo escapar a su destino. La cultura europea ha estructurado cánones de re-producción históricamente. Y sentía que nuevamente se estaba reproduciendo eso.  De todas maneras el teatro europeo desde sus inicios a la fecha ha evolucionado tremendamente en cuestiones formales, y lo triste es que nosotros nos hemos quedado con lo primero. En la residencia había gente de Chile, España, México, Brasil, Venezuela, Uruguay y Argentina, siempre estos espacios son enriquecedores porque nos permite dialogar entre países y tener más o menos un panorama de lo que se está pensando en relación a nuestra práctica en otros lugares.

 

 

CPQV: ¿En qué consiste el trabajo performático para vos?

TC: Es una posición política ante la vida misma, y de ahí se manifiesta en lo que haces y cómo lo haces. Actualmente hay muchas definiciones de lo que significa Performance, y es un término que se ha implementado en diferentes manifestaciones tanto artísticas como políticas, económicas, sociales,  etc. Yo adhiero a la que se pone el cuerpo en un tiempo y espacio- presente – denunciando algo, sino no tiene para mi sentido. La denuncia puede ser de lo más simple hasta lo más complejo. Trato siempre de no ser explícito en la misma, porque para ello prendo la tv, la radio o leo el diario. El trabajo del artista es más complejo, tenemos un arma de doble filo, por ellos tenemos que saber utilizarla, saber contra quién usarla, cómo, para qué, por qué…

La performance me permite, según la denuncia, usar tal o cual dispositivo escénico. Creo que es tan amplia que pueden convivir todas las demás disciplinas. Por lo que pienso que el trabajo del preformar es ahondar sobre diferentes dispositivos, proponer un entramado entre ellos, refutarlos, afirmarlos y sobre todo hacernos responsables de ello.

 

58 INDICIOS SOBRE EL CUERPO
58 Indicios sobre el Cuerpo – Performance de Emilio Garcia Wehbi, versión Brasil.

 

CPQV: Actualmente te encontrás trabajando en CABA, en el Centro Cultural Recoleta, y sin embargo tenés un proyecto de gestión cultural independiente (Ulmus) que se dedica a la gestión artística en el NOA de nuestro país, ¿a qué se debe eso? 

TC: La verdad es que jamás me imaginé que iba a estar trabajando en uno de los Centro Culturales más importantes de Bs As, no porque no me sienta capaz ni mucho menos, pero creo que es el pensamiento o al menos lo que nos hacen creer en otros contextos.

Ulmus, es un proyección de algo que yo ya venía realizando en Tucumán, antes de instalarme en Bs As, solo que ahora tiene un nombre y un gran equipo de trabajo, el cual tiene un objetivo de crear vínculos entre artistas locales y de toda la argentina. Si analizamos la lista de artistas que hemos acercado a la comunidad artística del NOA, son artistas cuyas trayectorias se sostienen en la investigación escénica alternativa, y no tan consolidadas, ni  que respondan a modos tradicionales de producción. Bajo este criterio se piensa, nos interesa que la comunidad pueda conocer un poco más allá de lo que nos muestran todo el tiempo, no con la intención  intentar instalar una verdad de cómo producir o pensar, sino más bien saber que hay otros pensamiento corridos de las normativas escénicas.

También tiene que ver con que desde que empecé mi formación en teatro, tuve la posibilidad de viajar y conocer artistas que estaban pensando y produciendo algo muy distinto, y en su mayoría artistas muy jóvenes, entonces pensé: algo pasa en Tucumán, que los más jóvenes no producen. Son siempre los mismo ya consolidados y siento que hay una mirada peyorativa sobre los jóvenes  que intentan producir, entonces hay una deslegitimación que lleva a inacción, por lo tanto lo que se ve en la escena es siempre lo mismo, hace años. Entonces apunto con este proyecto a eso, a que los jóvenes puedan producir solos, sin importar, saber que hay vida detrás de las grandes personalidades, el arte es más que una persona…

Claramente ese proyecto no nos reditúa en lo económico ni mucho menos, al contrario  terminamos invirtiendo nosotros de nuestro dinero, es un proyecto que nos cuesta mucho realizarlo, pero nuestra paga es el apoyo de la comunidad. Si me gustaría tener más apoyo de algunas instituciones dedicadas a promover la Cultura, pero comprendo que hay intereses políticos más que culturales.

 

 

CPQV: ¿Cuál es la propuesta de trabajo que tenés con el Laboratorio Performático que vas a dictar en nuestra provincia? ¿Sobre qué conceptos van a indagar con los participantes?

TC: El discurso como obra de arte. Reafirmo que todo artista se tiene que manifestar ante la vida, este laboratorio apunta a eso, a generar material artístico desde uno mismo, tenemos algo que decir, ese decir atravesado por nuestras relaciones con los otros, con el mundo, y eso es la obra. Creo que uno es su propia obra y la misma termina con la muerte, por lo que en todo nuestro  proceso de supervivencia nos vamos manifestando y creando obra.

Mi idea es que cada participante pueda crear una pequeña manifestación a lo que llamo “Aproximación al manifiesto del artista” bajo la idea de lo autobiográfico y como esa materialidad deviene en forma artística. Es una propuesta que va más allá de mi formación específica con Wehbi o Cacace, sino con el cruce de diferentes artistas con los que me he cruzado en mi formación y de cómo estos han influido en mi práctica, mi pensamiento, y demás. Siento que tengo algo para decir y quiero compartirlo y que los participantes me compartan lo que tengan para decir, es una propuesta de diálogo, de escucha. Por otro lado el mismo está destinado a actores, directores, artistas plásticos, performers, bailarines, músicos, etc., porque me interesa generar una polisemia de manifiestos.

 

Playlist 2
Tiziano Cruz participando de PLAYLIST

 

 

De esa manera cierra su entrevista Tiziano Cruz. Estará dictando el Laboratorio Performático los días 4, 5 y 6 de Diciembre, de 15 a 18h, en la Sala Ross (Laprida 135). El mismo es de modalidad teórico-práctico y de arancel gratuito. El laboratorio performático, un espacio de experimentación, ideal para los artistas que – al igual que Tiziano-  indagan y trabajan cuestionando su propia práctica artística.

 

Para compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrPrint this page