Los diversos destinos recorridos por Midnerely Acevedo es proporcional a su trayectoria por los caminos de la música. En cada uno de sus viajes por el continente americano, Mimi Maura carga valijas con diferentes ritmos y géneros que convergen en un propio estilo musical. Un poco de esto, y un poco de lo otro, en él se aprecian sus raíces caribeñas que junto al rock, el ska y el reggae, armonizan en el folclore creado por la artista. Tan argentina como puertorriqueña, en nuestro país encontró el lugar para quedarse. Se casó con el músico y compositor Sergio Rotman (ex saxofonista de Los Fabulosos Cadillacs) y juntos emprendieron nuevos proyectos musicales, combinando sus experiencias y gustos particulares.

El viernes 7 de agosto, en el marco del Circuito Musical Sheraton, Mimi Maura trajo a Tucumán un poco de todo esto convertido en un “recital acústico”, formato que se aleja bastante de lo que se puede escuchar en sus discos. Tres músicos acompañaron su presentación: Dante Clementino en piano, Maneco Sáez en guitarra y Maximiliano Iglesias en guitarra y acordeón. Más tarde acompañarían la noche el grupo tucumano Mano é Mono.

Mimi Maura aparece en el escenario y el público le da la bienvenida. El show arranca, como alivio para los oídos la música empieza a sonar y dan inicio a las primeras señales de movimiento rítmico. La artista se desenvuelve naturalmente con simpatía y dulzura, como en un ambiente de confianza. Canción tras canción, un público que se acerca más al escenario y se acerca a la persona que hay detrás de Mimi Maura. Por otro lado, una artista que se entrega, sabiendo cómo llegar a cada uno. Un público que la recibe gustosamente.

El repertorio fue variado. Reunió los orígenes de Mimi Maura con temas como Vagando, Jay yo muero, luego incluyó algunos temas del álbum Raíces de Pasión: Its Only Love, Yo no lloro más, Vente Conmigo; Laberinto de Pasiones y Jamás estuvo aquí de su álbum Frenesí; Quemapuentes de Días de Sol y Vencer o morir de La herida, entre otros. Un homenaje particular a su esposo con Siguiendo la Luna, hizo cantar a todos los presentes.

Para finalizar el show, Mimi Maura se baja del escenario para quedarse sentada junto a la escalera mientras que los espectadores se levantan de sus sillas y se sientan en la alfombra del Sheraton, muy cerca de ella. Una especie de ronda entre amigos. Solo su voz fue la que se elevó para entonar el último tema de la noche, El Apartamento.

Para continuar la noche, el grupo afrolatinoamericano de Federico Falcón copó el escenario. La compañía de Mano é Mono aseguró la fiesta, invitando a  quienes aún estaban sentados, a levantarse para moverse al ritmo de cumbias, salsas y guajiras.

Para compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrPrint this page