DSC_8448

La noche del jueves 9 de Octubre, la escena del rock local tuvo una fecha distinta e interesante, en un contexto inusual. El Teatro Alberdi abrió sus puertas para que 4 bandas bien tucumanas se presentasen en las denominadas “Sesiones Alberdi”. La idea es sacar a las bandas de la movida de los bares, y acercarlas a la gente en un espacio más íntimo y con una mejor acústica, muy diferente para todos aquellos que concurrimos asiduamente a recitales en la provincia.

Con el teatro de fondo, las bandas iban turnándose para tocar, ofreciendo todas una presentación adecuada para la ocasión, ya que la idea que premiaba era “pocos temas, mucha música”, por lo que todas hicieron mucho énfasis en la variedad y fuerza de instrumentos utilizados.

La jornada comenzó con la presentación de dos ascendentes bandas, que están haciendo sus primeras armas en la movida del rock tucumano: Los primeros en subir al escenario fueron “La Lopez Reggae”. Los oriundos de Aguilares recurrieron a timbales, saxo, armónica, pandereta y demás instrumentos, para ofrecer un set cargado de cumbia y energía: se destacaron temas cómo “Rompiendo Cadenas” y “Dinamita”, de su autoría. A continuación, llegó el turno de “Escalera Caracol”, que cautivó al público con temas como “Muévelo” y “Mientras Tanto”, y mostraron que son una de las crecientes bandas del reggae-dub en Tucumán, y que merecen nuestra atención.

Con las caras pintadas y un simpático muñeco, subieron al escenario los Narpoperules: “Desde el fondo de la tierra” fue el tema elegido para la apertura, y a este le siguieron temas ya conocidísimos como “La panacea del buen neurótico” y “El Paraná”, anticipando el cierre a pura cumbia y baile con “Zanja gigante tuvo que saltar” (esta es la cumbia de los Narpoperules) y su hit “Banderas de Alegría”. Los Narpo volvieron a demostrar en el Teatro Alberdi porque vienen creciendo tanto, desde la convocatoria y lo musical, con una fuerza que pocas bandas pueden ofrecer.

El cierre llegó de la mano de “La Luzbel”. La mítica banda liderada por Vladimiro Diéguez mostró su solidez y conocido buen sonido, y apremiados por el tiempo, ofrecieron un set breve pero intenso, que incluyó temas cómo “Es por eso”, “El boomerang” y “Prometerte nada”, donde “La Luzbel” reza “qué lástima que me tenga que ir ahora que te conocí…” y eso le dijimos todos al Teatro Alberdi, al cierre de las “Sesiones Alberdi”, esperando que se repita.

Para compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrPrint this page