DSC_9209

Hace unos años, en 2011, la revista Rolling Stone afirmaba que Tucumán era la provincia más indie del país. Tres años después, el indie continua siendo una pieza clave del rompecabezas de la movida del rock en nuestra provincia. Para dar prueba de ellos, basta con repasar lo que ocurrió la noche del sábado 25 de octubre en Robert Nesta.

Ferreyras y Truman fueron los encargados de dar el puntapié inicial a la fiesta de indie y rock alternativo, y dejaron al público listo y ansioso para el plato fuerte de la noche: El Mató a un Policía Motorizado.

Los platenses brindaron un muy prolijo show. Fieles a su estilo, descollaron con su noise rock de elevadas guitarras e influencias noventosas, que nos recuerda a los pioneros del rock alternativo que dominó la escena de los 90’s, como Radiohead, Pearl Jam o Sonic Youth. “Nuevos discos” fue el tema con el que la banda liderado por Santiago Motorizado abrió su set, y con el que nos introdujo a la primera tanda de canciones, que incluyó además a “Escupime”, la aclamada “Navidad en los santos”, “La cara en el asfalto” y el hit “Más o menos bien”.

Ese arranque sirvió para conocer y entender la receta con la que El Mató a un Policía Motorizado conquistó la escena del indie rock nacional: guitarras fuertes, letras breves pero intensas. El Mató dice mucho con muy poco en cada canción: la batería de “Doctora Muerte” marca el compás, los teclados de “Chatrán Chatrán” armonizan; las guitarras de “Niño Elefante” y “Pantro Puto” le dan su sello característico y distintivo a la banda, que cuenta con el inconfundible Santiago Motorizado en voz y bajo. El set continuó con “Amigo piedra” que fue cantada a coro por todos los presentes, y a este adictivo tema le siguió “Vienen bajando”. Luego fue el turno de “Día de los muertos”, “Mujeres bellas y fuertes” y “Terror”.

Los shows de El Mató son breves e intensos, minimalistas, como sus canciones. El público presente lo sabía y lo entendió, y cuando, tras “Yony B.” y “Guitarra Comunista”, sonó “Chica de oro”, comenzó a despedirse de los máximos exponentes del rock alternativo en Argentina. “Ahora estoy arriba de mi casa con un rifle” cantaron todos en “Mi próximo movimiento”, tras lo que Santiago y cía. se despidieron tímidamente, para volver minutos después y cerrar una espectacular noche con “El fuego que hemos construido” y “Chica rutera”. De nuevo, todas las voces se fundieron para cantar “chica rutera, espero que vuelvas”, y El Mató se despidió de Tucumán, que, con los brazos abierto, espera que vuelvan.

Para compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrPrint this page