“Mi cuerpo tiene una gramática propia y me reafirma en mi diferencia”

 

Por: Tatiana Luján Valdez
 
Maricel Alvarez PH nora lezano

 

Ph: Nora Lezano

 

Maricel Alvarez es actriz, performer, directora y bailarina. Ha integrado y dirigido diferentes espectáculos tanto en el país como en el extranjero. Trabaja conjuntamente con el director Emilio García Wehbi, miembro fundador de “El Periférico del Objeto”, grupo emblemático del teatro argentino.

Debido a su incesante trabajo y su innegable talento, es una reconocida actriz de teatro y cine, directora, curadora y docente. Su práctica se desarrolla en la intersección del teatro, la performance, la danza y las artes visuales, apostando a un trabajo del espacio en el que el cuerpo, como un aparato artístico y crítico, se pueda manifestar.

Entre el 20 y el 22 de Junio Maricel visitará Tucumán para llevar adelante un seminario intensivo de formación, como así también para presentar su libro“Yo tenía un alma buena (fragmentos de un relato mutilado)”. De la mano de Ulmus Gestión Cultural, muches tucumanes podrán transitar no sólo un espacio de formación e intercambio con Maricel, sino además disfrutar de la presencia de una artista de semejante envergadura en la provincia jardín de la república.

 

CPQV: Maricel ¿te definirías como una artista multidisciplinaria?

MA: Estudié literatura en la Universidad de Buenos Aires y me formé en teatro y danza contemporánea. El marcado interés por diferentes lenguajes artísticos se puso de manifiesto, entonces, durante mi etapa de formación.

Luego, en la práctica, se empezó a definir una poética. Y la naturaleza de esa poética se sustenta en el diálogo y en el cruce de varias disciplinas.

Una vez, en una conferencia en Alemania, me presentaron como una artista que trabajaba “entre”. Y desde entonces, esa definición me ampara pues no me asigna un lugar fijo, si no todo lo contrario, un lugar móvil, de pasaje, de tránsito, entre un lenguaje y otro.

 

CPQV: ¿Crees que es necesaria la interdisciplinaridad en el campo artístico actual?

MA: Yo no sé si en el arte se puede hablar de “necesidad”. Nada es estrictamente “necesario”. Sí creo que las prácticas interdisciplinarias habilitaron un espacio en donde artistas con inquietudes de lo más volátiles (como yo) se pueden manifestar.

 

CPQV: ¿Qué lugar ocupa el cuerpo del artista en ese trabajo interdisciplinar?

MA: El cuerpo, como aparato artístico y crítico, ocupa un lugar central en mi obra y en la obra de los artistas con los que colaboro o que son una referencia cuando pienso mi propia producción.

El cuerpo potencia poética y políticamente cualquier enunciado. Sea éste de carácter íntimo o expansivo. Y es la herramienta más diáfana y singular con la que contamos como artistas. Mi cuerpo tiene una gramática propia y me reafirma en mi diferencia. Y eso, empodera.

Es interesante también la fuerte tensión o el contraste entre el espacio simbólico y altamente codificado en el que nos movemos los artistas (galerías, teatros) y lo REAL que plantea un cuerpo.

Es un campo de exploración que no conoce de límites. Y es también el lugar en donde se manifiesta la fuerza de la pulsión de vida y el dolor del mundo. En definitiva, el cuerpo es “el” soporte por excelencia para cualquier creador.

 

CPQV: Se te referencia como: “Surgida, crecida y desarrollada en el teatro off” ¿Por qué crees que es importante “lo experimental” dentro del teatro?

MA: Yo no gusto demasiado de las etiquetas ni de las clasificaciones… Es cierto que, en un intento por definirme de tal o cual manera, se ha dicho eso. Por supuesto no rechazo tal afirmación. Gran parte de mi vida profesional la he desarrollado en lo que se define como Teatro off o Teatro alternativo.

Hoy considero que uno porta lo experimental, o al menos un espíritu de búsqueda y de experimentación tanto formal como conceptual aún trabajando fuera del circuito off. Dirigir, por ejemplo, una ópera como “El limonero real” (en el Teatro Colón) no hubiera sido posible sin esa procedencia. O en el teatro oficial en Suiza, con el montaje de “Casa que arde”. Ambos espacios tienen sus reglas propias y sus demandas -tiempos, planificación, duración, etc.-  sin embargo, yo he podido desarrollar mi proyecto estético con el mismo espíritu que en el teatro independiente. Pero con mejores condiciones estructurales y de producción, claro.

 

Maricel A Ph Sebastián Arpesella

Ph: Sebastián Arpesella

 

CPQV: En una entrevista afirmabas “yo soy una actriz experimental y no tengo nada que ver con las convenciones, con los cánones que se imponen” en referencia a tu paso por la pantalla grande,y sin embargo tu trabajo en Biutiful fue muy elogiado. ¿Cómo recordas esa experiencia?

MA: Hay que entender que en ese momento el planteo por parte de cierto sector del periodismo fue: “no es famosa, no hace televisión, su belleza no es “convencional”, y protagoniza película con Bardem”. En fin, banal y falto de todo rigor para decirlo sin rodeos.

Yo tenía que reafirmarme artísticamente y decirle a aquellos que no conocían mi trayectoria (para entonces ya llevaba más de 15 años transpirando los escenarios, incluyendo varios roles protagónicos en el Teatro San Martín) que se podía hacer un camino artístico exitoso sin estar dentro de los moldes o formulas que suelen imponerse. Reforzar, entonces, lo “fuera de la norma” me pareció el camino atinado.

Afortunadamente, lo que queda de todo aquello, a la distancia, es lo esencial: el recuerdo de un trabajo seminal (en el terreno del cine, estrictamente) en el cual me crucé con gente talentosa de la que aprendí mucho.

 

CPQV: Tu libro se titula “Yo tenía un alma buena (fragmentos de un relato mutilado)” ¿A qué relato hace referencia? ¿Por qué mutilado?

MA: Ese paréntesis que acompaña al título de la obra, “fragmentos de un relato mutilado”, se lo debo a un bello pasaje del libro de cuentos “La novia de Odessa” de Edgardo Cozarinsky.

Tanto en aquel relato literario, como luego en mi obra, la memoria y la forma en que los recuerdos se organizan o se articulan para dar cuenta de una vida, no son sino fragmentos, piezas aisladas de un rompecabezas que no se puede reconstruir.

En la videoinstalación teatral, la voz de una narradora que nada/narra las aguas de su propia biografía asume que la condición de añicos de ese relato es, precisamente, lo que posibilita dar cuenta -en palabras- de la propia existencia. Y que esos fragmentos que el relato  mutilado deja esparcidos en el tiempo, como desechos, son la prueba material de nuestro paso por este mundo.

 

CPQV: Por último, ¿cómo y por qué surge la necesidad de documentar la videointalación teatral que realizaste en 2013 a través de este libro?

Siempre pensé que la obra podría “resistir” diferentes soportes. La presentación en vivo significó la posibilidad de desarrollar el aspecto performativo de la pieza, de poner el cuerpo. Pero el material visual, que en la instalación presentada en la galería había tenido un dispositivo predominante pero era sólo una parte de la totalidad, ahora podía ser reelaborado de manera autónoma. Un libro me pareció el mejor medio para ello.

Cuando conversamos con el Espacio de Arte de la Fundación OSDE para realizar la publicación, ellos rápidamente pensaron en un catálogo que documentara lo que se había presentado en vivo. Les sugerí tomar otro camino, y pensar esta nueva etapa del proyecto independiente de aquella. Con una narrativa y una lógica propia que le permitiera al material visual “emanciparse” y mutar en otra cosa.

Lo mismo le sugerí a Santiago Loza, autor del texto que en vivo se escuchaba de principio a fin. Para la publicación le pedí permiso para editarlo, “romperlo”, manipularlo según lo que este nuevo formato me fuera dictando.

Ahora el libro es un objeto con vida propia.

Debo agradecer que todos hayan comprendido que se trataba de una  evolución natural del proyecto y que me hayan acompañado, tan generosamente en cada etapa.

 

 

Maricel Alvarez realizará el seminario los días 20, 21 y 22 de Junio en Tucumán, y el mismo se llevará a cabo en el Árbol de Galeano (Virgen de la Merced 435). El día Jueves 22 realizará la presentación de su libro, en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de la UNT (25 de Mayo 471) a las 20hs. Luego de la presentación habrá una charla abierta al público, moderada por la Mg. Marina Rosenzvaig, de entrada libre y gratuita

 

 

 

 

 

Maricel Alvarez ph Marcin Oliva Soto

 

Ph: Marcin Oliva Soto

 

 

 

 

Para compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrPrint this page