12472276_931587373605634_9141798167915718405_n

 

Texto: Cecilia Sandoval.

Fotografía: Cortesía de Hugo Heredia.

Las Mujeres de los Nazis de Hector Levy-Daniel, es la obra que se está presentando en el Árbol de Galeano desde el viernes pasado. Cuenta con la dirección de Jorge de Lassaletta y con las actuaciones de Francisca Valero, Brahim Apud Carrillo, Lilian Mirkin, Tuly Lopez, Ayelen Ormaechea y Fabián Bonilla.

La obra está constituida por tres historias con personajes que existieron en la realidad, atravesados por el período más oscuro de la historia de la humanidad. En este sentido, presenta un gran desafío a la hora de dirigir, en donde surge la pregunta: ¿Cómo poetizar una de las tragedias más grandes de la historia? Sabemos que la vida no es igual después de Auschwitz, se plantean cuestiones como ¿Qué sentido tiene el Arte?  Surgen más vanguardias y se busca intentar dar una respuesta o una explicación a lo sucedido.
En las mujeres de los Nazis, por momentos se poetiza este horror y por momentos se lo muestra casi tan crudo como fue. A la vez, no se muestra a las personas que inciden como victimarios, si no que se las muestra en la complejidad del ser humano. El espectador sin lugar a dudas saldrá con muchas preguntas dando vueltas en la cabeza y con la necesidad inmediata de relajarse después de lo vivido en esas dos horas que dura la obra.
A la primera historia se la ve y se la vive a través de la sobrina de Hitler, interpretada por Francisca Valero. Junto a su entusiasmo por ir a vivir a la casa de su tío, se mezclan las vivencias de los soldados que acompañan al Führer, una historia de amor con un soldado interpretado por Brahim Carrillo y la relación no convencional madre-hija (la madre es interpretada por Tuly) y de a poco se empieza a entrar en el horror y en el clima que acompañará el resto de la obra. Jamás aparecerá Hitler en la escena, pero las menciones de la sobrina sobre “su tío Adolf” permiten al espectador imaginar que Hitler está ahí, en la casa, y esto genera una sensación escalofriante.

En la segunda historia, vemos a un hombre y a una mujer. Empezamos a descubrir sus vidas y su relación a través de relatos fragmentados. No se sabe bien en dónde están. La dinámica de la escena recuerda a la obra “A puertas cerradas” de Jean Paul Sartre. Su historia está atravesada por el Holocausto. Ésta es, a mi parecer, la más poetizada de las tres, por momentos con registro de actuación realista que se funde con movimientos y acciones extrañadas. Los relatos serán cada vez más duros a medida que avanza la escena, como ocurre con la primera.
Para la tercera historia, el espectador ya se ha aclimatado, es la más cruda y la más intensa. Transcurre en Auschwitz y se muestran los manejos en el campo de concentración. Aparecen personajes ya conocidos como Mengele y su ayudante, Irma Grese.
En Las Mujeres de los Nazis se puede apreciar una gran intensidad actoral. Cada uno de ellos está comprometido con la obra y con el personaje. Por momentos con cargas emocionales muy fuertes que las llevan adelante de una forma muy verdadera. En cuanto a la puesta, se trabaja con dispositivos móviles que permitirán ir retratando los diferentes lugares en donde se llevan a cabo las tres historias.
Funciones: Jueves y Viernes 22:00hs
Lugar: El Árbol de Galeano (Rivadavia 435)
Reservas: 4306067 (desde las 16:30 hs)

 

 

Para compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrPrint this page