12961713_10208263352996644_2617269181151333351_n (1)p

José Inesta es uno de los máximos exponentes del periodismo en Tucumán: tras desempeñarse como videoperiodista en Primera Fuente y La Gaceta, hoy es corresponsal de TN y Canal 13 en la provincia de Tucumán, e impulsa un proyecto de periodismo independiente, Periódico Móvil.

En diálogo con Colirio Pa Que Vean nos contó de sus inicios, el proyecto que presentó y le abrió las puertas de La Gaceta, explicó por qué se define como un “perro chico” y reveló quién es para él el mejor periodista de Tucumán.

 Corregime si estoy equivocado, pero en tu biografía de Twitter solías describirte como videoperiodista, y ahora como periodista…

Yo comencé haciendo periodismo a través de la imagen. Estudié la carrera de Fotografía, aunque dejé al año y medio, y siempre me llamó la atención, ya que suponía que la mejor manera de contar una historia era a través del video o la fotografía: me apasionó siempre el video, ya que para mí reúne todos los sentidos del espectador, lo único que le falta es el olor. Para mí, el video es la mejor forma de contar historias y hacer periodismo.

¿Cómo incursionaste en el trabajo con video?

Empecé haciendo fiestas, fotografía social, y luego incursioné en periodismo como camarógrafo en ATS, trabajaba gratis por la noche en el programa de Ariel Fernández. Ahí, escuchaba a los políticos y actores de la sociedad y me fui acercando al periodismo.

Para mí el periodismo es “contarle a la gente lo que hace la gente”, y en el año 2006 o 2007, cuando hacía videos periodísticos en Primera Fuente, del gremio de Prensa, se me ocurrió que La Gaceta no tenía producciones en video propias,  y presenté un proyecto donde hablo por primera vez de videoperiodismo, y así empecé a usar ese concepto. Básicamente, yo proponía salir con una cámara, volver, editar y darle un sentido periodístico.

 ¿Ves al video por afuera de periodismo o como un complemento?

El videoperiodismo es contar historias por video, aunque abre muchos debates e interrogantes, hay grises. En la televisión, el camarógrafo se encarga de la imagen y el periodista de la nota.

El videoperiodista, en el New York Times, por ejemplo, usa la cámara, produce el video y cuenta una historia con un enfoque periodístico íntegramente hecho en video; la prioridad es siempre la información, pero en determinadas circunstancias el videoperiodista se ve dividido, a veces sacrificás imagen o calidad porque la escena tiene mucho potencial periodístico y es más importante por sí misma.

Cuando entré a La Gaceta se armó una historia tremenda, yo mismo me encargaba de la imagen, editaba, hacía el informe y salía en la web, y eso hizo mucho ruido, pero con el tiempo me dieron la razón y encontré fundamentos para explicar  lo que hacía.

Desde el año 2005, el New York Times presenta ese tipo de informes, y los corresponsales de la agencia EFE hacen videos de 2 o 3 minutos con estándares muy precisos, que marcan el sentido del videoperiodismo. El periodista cuenta a través del video, que es una de las herramientas por excelencia para hacer periodismo.

¿Considerás que el videoperiodismo marca una ‘evolución’ del periodismo? ¿Es una consecuencia del desarrollo tecnológico?

Hoy, con Internet, uno abre la nota y busca un video. Las personas quieren sentir, estar cerca de la historia, por eso buscan videos y este tipo de periodismo, no se puede concebir un portal de noticias sin videos.

En algunos momentos, un audio es suficiente y excelente para contar algo, pero a veces uno quiere, por ejemplo, leer la crónica de Álvaro Aurane, que quizás en video no sería lo mismo. Él es un maestro y lo querés leer.

El común de la gente quiere ver, escuchar, sentir…el video acerca a las personas a la noticia. Quizás eso explica el éxito de la TV, no hay con qué darle, Internet no le puede ganar, sigue siendo líder. Se quema un bosque y prendés TN, digo TN porque es el canal que yo laburo, para saber lo que pasa.

¿En Tucumán se trabaja en esa dirección? ¿Se apuesta por el trabajo en video?

En Tucumán hay excelentes videoperiodistas, tanto en La Gaceta, como en Periódico Móvil, como en otros muchos medios. Hoy más que nunca se nota quién trabaja mejor, quien es un excelente fotógrafo o videoperiodista. Antes, sin el fotógrafo la noticia no existía, ahora con un Smartphone podes hacer una foto, llegas a la redacción y ya hay 20 fotos en Twitter.

Esto exige más calidad al fotógrafo: La Gaceta tiene los mejores fotógrafos, que te cuentan historias con las fotos. La evolución los obliga a ser más profesionales, apuntan a sacar fotos que sean la tapa.

 

12974359_10208263354396679_1616826886117010491_n

Mencionaste a El Periódico móvil; ¿Ahora sos ‘periodista’?

Empecé como  videoperiodista, a veces todavía cuento historias en video, pero pasó el tiempo y entendí que fui camarógrafo, cronista, hice trabajos por escrito, pero yo amo el videperiodismo porque antes amo el periodismo y con el tiempo me animé a hacer cosas que eran más difíciles…yo soñaba con ser psicólogo y en el camino me atravesó el periodismo y me enamoró, y si no hago periodismo me muero de hambre, no sé hacer otra cosa que no sea periodismo y trato de hacerlo bien, junto a mis compañeros Andrés Figueroa, Miguel Armoa, Luciana Nadales, Mariana Romero, e Isaías Cisneros.

Me di cuenta que el meollo del video, de escribir, es la devolución de la información que tomás de la gente: cómo te escucha, te mira, te lee…hoy, me defino como periodista porque a la hora de enfrentar una situación elijo como comunicar. A veces alcanza con dos o tres tweets, otras una foto y un breve texto. Me di cuenta que me enamoré del video, de la foto, y ahora me empezó a enamorar escribir porque mi primer amor es el periodismo.

¿Cómo surgió el proyecto de Periódico Móvil?

Periódico Móvil empezó porque no podía ser corresponsal de TN y Canal 13 y seguir en La Gaceta, y tuve que elegir. Me terminé inclinando por mi trabajo en Artear, en TN y Canal 13 porque ahí se hace periodismo multiplataforma: puedo escribir en tn.com, salir en vivo, participar desde las redes sociales como corresponsal…

Sin embargo, creo que como periodista no te podes olvidar de donde venís, y quise contar  noticias e historias de mi provincia. Periódico móvil es una idea que soñé, somos varios dueños y eso da mayor posibilidad de libertad de expresión ya que además todos somos  periodistas: propuse que cada uno sea dueño del medio, repartimos ganancias iguales y mantenemos pluralidad de pensamiento: hay radicales, peronistas, del Partido Obrero…

¿Se puede generar en Tucumán una alternativa periodística a La Gaceta?

La Gaceta es mi primer amor, no hay con qué darle. Tiene 100 años de trabajar su imagen y condición de medio y por ahí pasaron todo tipo de historias, ahí se hace periodismo y me da orgullo que sea un medio tucumano, con prestigio a nivel mundial.

Para mí, no se puede crear un medio pensando en competir con La Gaceta, que tiene la espalda de 100 años de historia, y es una empresa que en esos 100 años apostó por Tucumán y por gente de Tucumán.

¿Crees que el futuro del periodismo viene por el lado del periodismo alternativo?

Siempre pensé que hay que tener medios alternativos, soñé que Periódico Móvil sea eso: acá encontrás producciones propias en menor caudal que La Gaceta, pero encontrás historias de Tucumán, escritas por periodistas de Tucumán, con un fuerte sentido de pertenencia, muy ‘locales’.

Desde La Gaceta, Periódico Móvil, TN, APA, donde sea…la calidad depende del periodista que trabaje la cobertura, La Gaceta es un monstruo, pero vos por Twitter podés contar una historia con pocas palabras y mostrar tu oficio. La Gaceta tiene 80 periodistas, pero por ejemplo, Nélson Castro hay uno sólo más allá de TN, Jorge Lanata hay uno solo, Rodrigo Alegre, de Telenoche, hay uno sólo. Los mejores periodistas son los que hacen honor a la profesión buscando un periodismo independiente, con nombre y apellido.

Periódico  Móvil apunta a eso, a contar historias de esa forma. En Tucumán hay huecos en cuestión de solidaridad, periodismo de datos, hoy desde San Cayetano podes recopilar datos y hacer periodismo también desde una computadora.

¿Sigue existiendo el periodismo independiente?

En Periódico Móvil, sí: buscamos financiación como cualquier medio, pero el periodismo, mientras haya una computadora prendida, y un servidor y podes decir lo que pensás, va a seguir existiendo.

En los últimos años, ¿el lugar del periodista se puso en jaque? ¿La gente empezó a cuestionar al periodismo?

Totalmente. Hoy la gente te puede criticar y decirte “maestro, vos no podes hablar de corrupción porque sos corrupto”. El desafío es que el periodista tenga autoridad para hablar, hoy en día por las redes sociales te buscan y te pueden decir lo que quieran, la gente se metió en la redacción, en la noticia, pero la información siempre fue de la gente.

Tu objetivo puede ser comunicar a la masa de la mejor manera para que lo comprenda, pero tu horizonte debe ser la ética y la búsqueda de la verdad, no hay otra realidad que la búsqueda de la verdad.

Las redes sociales nos acercan a otros periodistas, y te indican de qué madera está hecho un periodista.

¿En Tucumán hay buenos periodistas?

En Tucumán hay muy buenos periodistas, porque no hay frase más acertada que “no se puede ser buen periodista si no sos buena persona”, y acá hay gente laburante y que son ante todo buena gente, y yo estoy muy orgulloso.

Por ejemplo, te basta con poner Canal 10 y escuchar a Ariel Guerra; a Marcelo Cortés en Canal 8; leer a Federico Van Mameren, Federico Turpe o Álvaro Aurane con sus editoriales en La Gaceta; Gustavo Cobos marcó el camino en lo que es Policiales; José Romero Silva; Sergio Silva; Isaías Cisneros; Mariana Romero…todos buenos periodistas y buena gente.

¿La precarización laboral afecta al desarrollo de la profesión en Tucumán?

Lamentablemente pocos periodista viven de su sueldo, muchos son laburantes, todos los días vemos movileros que salen a buscar la nota, y a mí me paso que la pregunta que le tenía que hacer al exgobernador José  Alperovich se la hacía un compañero de una FM que gana con suerte 1.500 pesos mensuales, y después lo ves vendiendo celulares. Ni que hablar si te casas o tenés hijos.

Nuestro sueldo y dignidad como trabajadores están bastardeados: hoy toman al que hace video y foto, es una visión de empresarios que quieren ahorrar y pagarle 2,50 a un tipo para explotarlo. La culpa es de años de postergación del sueldo, de no luchar por esos derechos.

Yo trabajo en Artear, que es una empresa solvente  que me paga bien. Luché como ‘gato panza arriba’ para hoy vivir de esto, pero es difícil. Los empresarios bastardearon la profesión, pero me pone orgulloso que haya buenos periodistas a pesar de empresarios.

¿Cómo enfrentan esa situación en Periódico Móvil?

Muchas páginas acá pagan 2,50 e igual da gusto leer a los colegas. Nosotros en Periódico Móvil ganamos todos por igual, somos dueños del medio y nos manejamos así, no hay empresarios.

Siempre pensé en el periodismo, jamás en ser materia prima de empresarios y en mi caso nunca lo fui, a mi trabajo lo hice valer, trabaje gratis en ATS para insertarme, pero siempre supe que era bueno y pelié por mi trabajo, y muchas veces me corrieron. La Gaceta me pagó bien siempre, a Artear le gustó lo que hago y me pagan bien.

¿Por qué crees que nos encontramos con ese panorama en los medios de Tucumán?

Quizás somos un pueblo chico. Lo que hace LV7 es vergonzoso, todos los años lo mismo. Vayan y vean si gana pauta publicitaria…sus trabajadores, por ejemplo, Karina Ponce, da gusto escucharla, y gana 2,50 laburando hace muchísimo tiempo y de forma excelente. ¿De quién es la culpa? ¿Del periodista o del empresario? Para mí, del empresario, siempre.

¿La pauta condiciona libertad de expresión?

Los políticos están mal acostumbrados: dicen, “le pongamos guita a esta página y le mandamos comunicados, y cuando salga algo que no nos gusta, le cortamos la pauta”. La pauta históricamente se utiliza para presionar a los medios. Salvo grandes medios que van y la exigen por ley y se plantan con abogados. Te puedo asegurar que en la repartija hay páginas casi inexistentes que se llevan más de lo que corresponde.

¿Se puede buscar otras alternativas a la pauta?

Un medio no debería vivir de pauta, debería haber mecanismos para financiar proyectos. Si haces buen periodismo, la población va a pagar, hay que buscar la forma de financiar los medios para que quede el periodismo de un lado y la plata del otro.

Hay que hacer periodismo sin pensar en la plata. Se puede constituir una cooperativa, una ONG, hay gente que apoya la libertad de expresión, nosotros vamos a sacar un banner ofreciendo pagar con tarjeta para financiar el medio y garantizar libertad de expresión y hacer periodismo.

Un periodista bien pagado y tranquilo, está tranquilo para trabajar, como cualquier trabajo. Hay que buscar dignificación, cobrar bien, para poder educar a tus hijos, capacitarte… millonario no te vas a hacer, pero tenés que estar bien, como un médico, un veterinario. ¿Por qué no el periodismo?

El periodista debe pensar a veces en hacer medios sustentables, ese es uno de los nuevos desafíos del periodismo alternativo.

13000355_10208263353396654_6407296549700791384_n

¿Cuál crees que es hoy el objetivo del periodismo?

El periodismo debe interpelar al poder, que es el que tiene los recursos. En una sociedad digna, el periodista no debería estar atado a un empresario, o la pauta…una sociedad sin periodismo podría ser un desastre, y somos una sociedad mejor porque existe el periodismo…te puede gustar o no, pero el que le pone el cascabel al gato es el periodismo, nosotros con Periodismo Para Todos, de la mano de Jorge Lanata denunciamos propiedades de Alperovich. Lanata se bancó que le digan ‘gordo operador’, ‘mentisoso’, y demás. Capaz algunas críticas a él tengan razón, pero hoy mucha gente tiene que dar explicaciones por el periodismo.

En Periódico Móvil contamos la historia de una criatura de no más de 12 años que estaba atada a la cama, su abuela decía: “es mi nieto y lo encadeno y no tengo miedo a la policía porque no quiero que se drogue”.  Fuimos, hablamos con ella y nos dijo “no me importa ir presa, mientras este acá el no se va a drogar, prefiero que muera encadenado que drogado”.

Nosotros contamos historia, yo llore a moco tendido, y después nos dimos cuenta y entendimos porqué ató al nieto a la cama, y después que salió a la luz, el ministro de salud me dijo “no sabía nada de este chico, me entere por ustedes y me da vergüenza”.

Yo estoy enamorado del periodismo y siento que todos los días puedo cambiar algo para bien a través del periodismo. Yo nací en una villa y eso me dio cancha o calle para buscar una realidad mejor, y hoy hago lo mismo desde el periodismo. Hoy amo lo que hago, me levanto y pienso en buscar historias…hay riesgos, beneficios, pero me voy a mi casa y miro a mi familia, que es mi fortaleza, a mi esposa Mariela y a mis tres hijos y les digo “yo quiero un mundo mejor y lo busco a través del periodismo”, me siento honrado de que la gente me pueda elegir para que cuenta sus historias.

Valorás mucho el acercamiento con la gente. Un ranking que publicó Periódico Móvil te ubicó como el periodista tucumano con más seguidores en Twitter…

Soy el más seguido, lo dicen los números jaja. Eso es una gran responsabilidad, siento que la gente me cree, es una mochila en mi espalda, me la banco y la llevo. Laburo para ser mejor persona, tengo mis miserias, pero me esmero en no defraudar, busco la dignidad a través de mi trabajo.

Probablemente la gente me sigue en Twitter porque laburé en La Gaceta, estoy en TN. Muy cerca de mí está Federico Turpe, que tiene una pluma increíble, es el mejor periodista de Tucumán, una persona y periodista impecable, y me siento orgulloso de decir que soy su amigo. Yo soy un mono a la par de él, y lo admiro mucho. Quizás a mí me siguen más, pero él es el mejor.

Twitter te da la posibilidad de armar tu propia editorial diaria, a veces me equivoqué y pedí perdón. Me honra el lugar que ocupo ahí.

Algo de vos debe cautivar a la gente, más allá de los medios…

Yo me considero un perro chico: es molesto, siempre ladra, es insistente y no pasa desapercibido. Pienso en esa figura y trato de no creérmela por trabajar en medios prestigioso, siempre quiero ser el perro chico, que salió de la villa, de San Cayetano y tengo sed de que el mundo cambie, eso me mantiene vivo todos los días…

 

Santiago L. Sibaja Ruggeri

Fotos: María José Valdez

Para compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrPrint this page