portada

Hace algunos años la fotografía tucumana dio un paso más en niveles técnicos, estéticos, discursivos y creativos. Las redes sociales lubricaron las pupilas con un rubro que se animaba a elaborar historias desde un lugar delicado y sugestivo. Gerardo Riarte levantaba el estandarte del desnudo en Tucumán alcanzando un nivel de producción que lo llevó hasta Lima (Perú)  donde hoy trabaja.

Durante una visita fugaz nos cuenta sobre la edición de su primer trabajo impreso. El material tiene fecha de presentación para la segunda semana de Octubre.

CPQV: Hace cuanto que venís cocinando la idea del primer libro?

GERARDO: Hace más de dos años, fácil. La situación era un poco complicada en cuestiones de números y costos además de que justo me estaba yendo de Tucumán. Como la idea era irme quedó en stand by hasta que tenga la posibilidad de poder editarlo bien. Ahora se dieron algunas posibilidades y como que se alinearon los planetas y no podía dejar pasar la oportunidad. Hasta hace algo así como un mes el libro no estaba pensado para salir en Octubre, tengo que aprovechar este momento.

CPQV: Tiene mucho que ver esta posibilidad el hecho de haberte ido a Lima?

G: Ayudó mucho. Lo imprimo allá por una cuestión económica que determina que sea más factible poder hacerlo, es caro también pero puedo manejarlo un poco mejor. El hecho de poder tener un trabajo impreso me asienta un poco como Fotógrafo o como Artista más serio.

CPQV: Tiene nombre?

G: No va a tener nombre, sale solo el mío. Al ser una especie de revisión de portfolio no tiene una temática en si como para que pueda ponerle un nombre.

CPQV: De todas las producciones de tus últimos 6 años, cuales quedaron adentro del libro?

G: El libro va a tener material al cual le tengo mucho cariño. Están las chicas con las que tengo la mejor onda, me gustan sus fotos por ellas y por como expresan el desnudo y no porque sean fotografías lindas. Tengo muy buena relación con las que van a salir en el libro, es como un homenaje a ellas también por coparse con la iniciativa de un loco que vive en Tucumán que quiere desnudar gente. Se prestaron para ponerse a mi disposición para poder producir las ideas.

Todo viene de una recopilación del material que ya tengo. Es sentar el traste, seleccionar material y editar. Tengo límite de cantidad de páginas, tengo límite de chicas. Una o dos imágenes de cada, es muy complicado el proceso de selección. Normalmente de una sesión de 500 imágenes trato de seleccionar las 10 mejores, imagínate tener que reducir eso a una sola foto o dos.

CPQV: Estabas laburando muy bien aquí, porque te fuiste?

G: Por eso mismo. Estaba laburando muy bien aquí, estaba muy cómodo. Trabajaba mucho, ya me conocían y la verdad es que hacia lo que quería. Estaba perdiendo el incentivo para generar cosas nuevas o incluso plantearlas porque todo lo que estaba a mi alcance ya lo había podido realizar. Estudios, casas, departamentos, camas, techos, calles, cerros, autos. Todas las posibilidades estaban agotadas, ya había logrado hacerlas. Y si me falta hacer algo lo voy a hacer hasta antes que me vaya.

cuerpo1

CPQV: Siempre desnudos femeninos?

G: Siempre, tengo mejor relación con las mujeres. Tiene que ver con la confianza también. En casi todas las cosas la mujer atrae mucho más que le hombre, físicamente sobre todo. Además tengo la suerte de que me sigan esas mujeres que admiran a la mujer y no miran las fotografías como: mira que culo, esas tetas, la celulitis, le sale el pie gordo, etc. No ven eso sino que disfrutan de las combinaciones de una chica parada mirando el horizonte en medio de la calle por ejemplo. Pueden ver el entrelineas que trato de plasmar en las fotografías.

CPQV: Son complicadas las chicas?

G: Como todas las mujeres, son jodidas en todo sentido (risas). Algunas son mucho más seguras que otras y con menos complejidades quizás, pero en general siempre hay algo que no les gusta o no se terminan de convencer. Capaz que desde que comienza la sesión no quiere saber nada y no está muy conforme. Hasta que ve las fotos y te dicen: “sabes que no me tenía fe?” y te comienzan a decir todo. Si me lo decían antes de comenzar la sesión capaz que me deprimía.

CPQV: Por producir sobre la delgada línea entre el desnudo y el arte erótico, intentaron censurarte alguna vez?

G: Sucede todo el tiempo. Incluso con las imágenes más sutiles y siempre va a suceder. Está bien que suceda.

CPQV: No pensas que debería evolucionar la sociedad un poco en ese sentido?

G: Y no, es como decirle al mundo que le tiene que gustar la pizza porque a muchos les gusta. No creo que eso cambie y me parece que está bien. En mi caso esas cosas negativas me sirven publicitariamente porque son las que más me muestran.

Que podrían decirme? Che, sos un degenerado que les saca fotos a chicas desnudas. Y que les voy a decir? Que sí, eso hago

CPQV: Es muy superficial decirle degenerado a alguien que hace desnudos…

G: Si, de la misma forma que es muy superficial que te censuren por mostrar una teta. Loco nunca viste una teta? El solo hecho de mostrar un pezón hace que te bloqueen en las redes por ejemplo.

Ahora estoy aplicando un método que tapa un poco las fotos con una diagonal. Intente de muchas maneras, como la selección de las fotos en las que “no se ve nada” para finalmente no poner la mejor.

CPQV: Un pezón es suficiente para censurar?

G: Sí. La ilógica lógica es que no importa que tanto de la teta se vea mientras no aparezca el pezón. Si aparece es porque esta desnuda, sino no. Imagínate que hay chicas que no te dejan que las veas en ropa interior pero se ponen un bikini con un triangulito que solo les cubre el pezón, pero no están desnudas, es un bikini y no es ropa interior. Son cosas con las que hay que trabajar.

Para el libro no me va a importar nada. Es totalmente mío y voy a hacer lo que yo quiera. De todas maneras mis fotos no creo que tengan una potencia que llame la atención de una censura. Como mucho unas tetas.

cuerpo2

CPQV: Que haces con tus producciones que están por fuera del desnudo?

G: Todo eso sería parte del trabajo comercial, moda y publicidad. Ahora que ando viajando estoy haciendo muchos paisajes. En lo personal estoy atravesando una etapa de experimentación con el cuerpo femenino que tiene que ver con el discurso de lo erótico, del desnudo y de las contradicciones que pueden generar esas imágenes. Una chica sentada en un banco de iglesia haciendo absolutamente nada puede generar más cosas que si hubiera estado abierta de piernas en un hotel. Viene de una mezcla de conocimientos, de otros trasfondos para poner lo natural sobre lo sobrenatural que esta idealizado.

CPQV: Como llegas a Artabout?

G: Artabout es de Italia. En un principio mandaba fotos a varias revistas. Ahora ya me llaman y me dicen que si tengo algo armado les mande. Salen casi exclusivamente por web pero ahora Artabout cada mes saca una revistita impresa, en uno de los números salieron unas mías.

CPQV: Y aquí? Te acercaste a alguna revista?

G: Aquí nada. No hay revistas del rubro ni que sean bien manejadas

CPQV: Y en revistas como la Hombre?

G: Ellos tienen otra mirada de la mujer que no es lo que yo hago. Si las hago para cuestiones un poco más comerciales pero ahí no entrarían las fotos que hago. Lo único que tengo en común con esas producciones es la desnudez de alguien.

CPQV: Que autores estas siguiendo últimamente?

G: No recuerdo los nombres pero estoy viendo mucho erotismo japonés y están bien locos, como para todas las cosas que hacen. También algo de unos fotógrafos Rusos que le están dando una vuelta rosca hacia lo publicitario a los desnudos o mejor dicho a la provocación. Hacen fotos con bellezas rusas y escandinavas casi diciéndote “mira la mina que tengo y vos no la vas a alcanzar”.

Los japoneses están mucho más allá, muy muy del otro lado. Hay uno que mezcla situaciones eróticas con animales marinos. Podes encontrar una mujer desnuda tocándose con un pulpo en la cara y con la disposición de los tentáculos parece que tiene otra concha en la cabeza. Es una locura.

Te dan ganas de saber qué es lo que los lleva a esa búsqueda. Mezclan la naturaleza con el cuerpo y el erotismo pasa a ser una especie de discurso como si te dijera las cosas en la cara de frente tipo: mira, puto!

También estoy estudiando en algún aspecto los fetiches, no solo como lo que provocan o los gustos puntuales sino lo estético que pueda llegar a generarse. Intento ilustrar estéticamente el fetiche. Ya es de vieja usanza el sadomasoquismo que es estéticamente extraño pero es lindo. Hay muchos otros fetiches más extraños que no están tan fotografiados.

CPQV: Te queda más cómodo el blanco y negro?

G: Me gusta mucho el blanco y negro. Me parece que reduce mucho el dialogo innecesario y en algún aspecto me animo a decir que es muy difícil hablar en colores; bien, copado, fuerte. Es la sensación, podes ver la misma foto en blanco y negro y en colores y no es lo mismo. Hay que saber hablar en colores, con el blanco y negro es más sencillo porque son menos palabras.

CPQV: Hay cosas raras para ver?

G: Dentro del mundo de las imágenes, del desnudo y de lo sexual todo es raro. Todo es poco común, poco frecuente y no es posible categorizarlos como más o menos loco. En todo casi si te puedo decir que es lo más que se ve o lo que menos se ve. Todo es totalmente valido solo que hay ver bien el entorno, como se desarrolla y que es lo que sucede en función a eso.

Me gusta mucho lo que hago, me lo tomo en serio y mis amigos y los que trabajan conmigo lo saben muy bien.

CPQV: Producciones Locales.

G: Entiendo que hay muchos que están produciendo en Tucumán pero son pocos los intentos o búsquedas serias. No están teniendo dudas para investigar y no vi experimentación real.

Creció  Tucumán en cuestión de calidad de imagen  y eso me parece genial. Hay más conciencia de las luces de estudio, de las producciones, de los trabajos más elaborados. Están más profesionalizados y eso te da una base de calidad para poder trabajar. Está faltando ajustar bien en lo cognitivo o artístico.

CPQV: Ahí radicaría la diferencia que tienen con respecto a los que ves en Lima?

G: Sí, es mucha la diferencia. Están 100% metidos en el mundo del arte y tienen otro estilo de vida. Eso hace que constantemente estén entregando y recibiendo información, lo que determina que aparezcan las experimentaciones súper locas. Están embebidos en sexualidad, desnudos y naturaleza. Y esa es la forma. Pasa en documentalismo cuando te dicen que si queres hacer fotografía de guerra tienes que ir a la guerra. Lo dicen Bresson, Salgado y Capa.

Por eso todo lo que está a mí alrededor tiene que ver con el desnudo y el erotismo.

 

Podes consultar su obra en:

 

 

Para compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrPrint this page