FAV_7766

Nacido en la provincia de Salta hincha de Juventud Antoniana, rockero, murguero, futbolero y actualmente miembro activo de la Cooperativa Casa Caminantes, Franco Vera es uno de los Reporteros Gráficos más activos e involucrados con los conflictos que afectan la sociedad y sus miembros más perjudicados. Nos acercamos a charlar con él en el marco del montaje de la Intervención Fotográfica Los Ojos Ven Donde Los Pies Pisan  en Casa Caminantes en la calle San Lorenzo 1342 de San Miguel de Tucumán.

Colirio Pa Que Vean: ¿Te considerás un fotógrafo Documentalista?

Franco Vera: Mi propuesta en cuanto a línea ideológica entraría dentro de la llamada Fotografía Social: básicamente, plantea la fotografía desde un posicionamiento tanto ideológico como estético. Es una mirada donde el fotógrafo se posiciona como sujeto y donde no se plantea la objetividad sino que es subjetivo; es plantear la fotografía no solo como una mera imagen estética sino como una construcción ideológica, política y visual.

La conjunción de los tres elementos en una construcción determina la Fotografía Social. Se diferencia del Fotoperiodismo y Documentalismo porque no responde a una línea editorial, y porque que busca la construcción de una imagen sobre lo que está viviendo el fotógrafo.

CPQV: ¿Una línea editorial puede manipular información?

FV: Cualquier imagen o producción puede ser interpretada para bien o para mal, depende de quien la vea.  El fotógrafo tiene que plantearse intentar no dejar al azar el mensaje.

Eso solamente puede ocurrir si el fotógrafo deja al azar el mensaje de la imagen. Para evitar eso, el fotógrafo se tiene que responder la máxima cantidad de preguntas dentro de la misma fotografía: una vez obtenida la imagen, ya no puede controlar el uso de la misma, lo que puede hacer es buscar  que esa imagen contenga el mensaje claro.

CPQV: ¿Tus fotografías están llegando a quienes deberían verlas?

FV: Creo que mis fotografías tienen como hecho el hacerlas. Soy un fotógrafo que muestra muy poco, no participo del ambiente de todo lo que son muestras y exposiciones del circuito local.

No creo que la fotografía sea una herramienta de ego sino todo lo contrario; creo que la fotografía es una herramienta social y mi aspiración como fotógrafo es la de dejar mi pequeño registro de esta humanidad. No me muero porque esto me dé premios ni reconocimientos. El fotógrafo va a ser reconocido recién cuando las imágenes tomen un acontecimiento. Todavía no pude estar en ningún acontecimiento con el que una imagen pueda acceder al mercado fotográfico.

Me siento muy cómodo como fotógrafo, me siento muy digno de tener esta línea y poder poner toda una  subjetividad en mis imágenes.

CPQV: Alguna vez te dijeron: ¿aquí no podes sacar fotos?

FV: Un montón de veces: ahí entra un poco el juego de esta profesión. Nadie quiere que le saquen fotos, menos cuando uno está trabajando temas sociales, porque básicamente nadie tiene la conciencia limpia. Entonces es muy difícil que entiendan para donde van esas imágenes.

Ahí tienen que aparecer las virtudes del fotógrafo. No es llegar a un lugar y sacar fotos, hay que construirlas.

CPQV: ¿Hacia dónde crees que se dirige la Fotografía Tucumana?

FV: Tucumán tiene un nivel fotográfico muy grande, y sobre todo una movida amplia. Si me parece que hay también una cuestión de “adonde querés llegar con la fotografía”, y eso pone techos. En Tucumán hay techos, no para fotografiar, sino para ser un fotógrafo “Star”.

Si uno sueña con eso la carrera es distinta y la carrera es viajar: conocer otros festivales, otras corrientes fotográficas. De Tucumán salen muchos buenos fotógrafos que andan recorriendo el mundo, como el caso de Gianni Bulacio. Es un gran fotógrafo, además de ser mi compadre. No hay dudas que hay buenos fotógrafos tucumanos pero tampoco creo que sea yo el que lo pueda definir. Lo que si hay son muchos temas para fotografiar.

CPQV: ¿Crees que  los fotógrafos tucumanos están siendo abarcativos?

FV: Me imagino que seguramente algo se habrán olvidado de hacer, aunque quizás el que no es abarcativo sea yo. Hay muchas cosas, de lo que busques.

Hay buenos productos, desde bodas hasta desnudos. En fotografía de bodas los tucumanos dieron un paso más en lo conceptual: hoy, ellos no te venden las fotos de un evento, sino el concepto de la boda. Este concepto se había hecho muy fuerte en México,  y que eso pase ahora en Tucumán revela que hay una investigación profunda y eso está bueno.

CPQV: Coincidiste con un Midia Ninja en la Bienal 2014. ¿Qué nos podés decir sobre su trabajo?

FV: Creo mucho en la fotografía como herramienta social. Ninja es uno de los ejemplos más nuevos, pero una de las grandes experiencias que se crearon sobre fotografía y cooperativismo es la SUBCOOP: es una cooperativa de Buenos Aires que hace un laburo impecable. Logran mantenerse en el auge de poder publicar en grandes medios y grandes revistas, pero también tiene otros trabajos de mucho contenido social.

CPQV: ¿Qué otros trabajos destacas en ese sentido?

FV: En Perú también está la experiencia de los SUPAI. Tenemos que ser claros, para que un colectivo de fotografía funcione tiene que tener imágenes muy buenas; hay muchos colectivos en Argentina y mucho auge por laburar en ellos.

Se está perdiendo el tema de generar buenas imágenes en cuestiones de calidad y estéticas definidas. La calidad se consigue cuando vos tenés una línea hacia dónde ir: un ejemplo muy claro es el de Sebastián Salgado, que trabajó la Fotografía Social y Humanista desde siempre, y de pronto para hacerle un tributo a la tierra comienza a trabajar en Paisajismo. Ahí te das cuenta cuando un fotógrafo mantiene su calidad visual. El mismo dice que investigó y aprendió a hacer fotografía de naturaleza, y demuestra también en la práctica como se puede reforestar la tierra.

FAV_5179

CPQV: ¿Desde qué lugar participas de la Bienal?

FV: Participo muy activamente cómo una suerte  ‘pequeño anfitrión’. No soy ‘público’ porque me gusta tomarme un vino con los fotógrafos que vienen. La Bienal te da la posibilidad de conocer más humanamente a los fotógrafos y sacarlos de su nombre. En este festival y en otros mi actitud siempre es la misma: ir a conocerlos y ver si son consecuentes con lo que hacen o solo están usando una herramienta.

CPQV: ¿No te motiva participar de muestras?

FV: No participo porque no soy de hacer eso. Alguna vez  arme un par de muestras que me generaron más vacío que otra cosa: creo que la muestra termina el primer día, y si tenés buen vino y buenas empanadas va a ser un éxito.

Es como entrar al mismo mercado del cual a veces renegamos. Es mucho laburo para una realización quizás pobre. Podes terminar invirtiendo más de lo que estas ganando. Creo mucho más en las intervenciones como la que estamos preparando en Casa Caminantes.

CPQV: Contanos un poco sobre ese proyecto…

FV: El proyecto nace después de un taller: habían buenos trabajos y les propuse hacer algo más que dejar sus fotografías en una computadora. Es una experiencia muy buena para desarrollarse en un lugar como esté, una casa cultural y social, que no es lo mismo que ir a exponer a un centro cultural oficial, donde los requisitos son otros y no siempre la fotografía es lo fuerte, sino los nombres, es otra movida. Jugar con las intervenciones es más interesante.

Los límites se los pone cada uno. Hay que saber soñar y saber que querés hacer.

CPQV: Vimos algunas fotos tuyas del Quilmes Rock 2007. ¿Cómo llegaste hasta ahí?

FV: Me lleva Facundo Pereyra, un periodista que ya se fue. Un colega literalmente. Comenzamos a jugar y presentamos un proyecto en el Diario. Fue el primer proyecto en 100 años. Hacíamos Rock, era el suplemento 4 a.m. Laburamos muchísimo y creo que por eso llegamos al Quilmes rock.

Fue una experiencia increíble. Haber laburado con David Sisso, y que te de unos consejos es una experiencia única. Me di con el gusto de poder trabajar con las bandas de rock en sus mejores momentos.

Otra experiencia muy buena también fue cuando  fuimos a una Fiesta Punk en una casa en Villa Lujan: llegar al lugar y ver 11 bandas Punk con toda la movida que representa el punk presente. Ahí estaba la esencia misma del Punk Tucumano.

CPQV: ¿Qué pensás de la fotografía de eventos paranormales?

FV: Es creer o reventar. Es una cuestión de fe. Hay gente que tiene fe y ve cosas: a mí todavía no me pasó. Creo mucho en la energía, y de ahí podemos seguir hablando hasta de la materia. Puedo decirte que estoy viendo algo y lo estoy materializando, como energía eso está sucediendo y puedo tener la virtud de verlo y otros no.

Es muy finito decir si existe o no. Tampoco sé si se hicieron estudios para intentar revelar si son reales o no. Es una cuestión de creencias. Alguien puede ver la cara de Cristo en una foto, y te va a asegurar que está ahí. Lo que no quiere decir que esté ahí; Si quiere decir que él puede verla.

CPQV: ¿De qué te estás nutriendo ultimamente?

FV: No quiero decir verdades, menos a esta altura de la vida, donde las verdades son tantas, pero creo que tengo un método. Todos los días veo un laburo distinto. Con internet no tenés excusas: estamos bombardeados de imágenes, pero no nos detenemos a ver lo que miramos, y tenemos la oportunidad de elegir a pesar de que nos impongan algunas.

Me gusta mucho leer, mirar fotografías y muchas. Cosa que no hacen todos los fotógrafos.

CPQV: ¿Qué opinás de la fotografía y las redes sociales?

FV: Facebook se convirtió en un gran álbum familiar. Instagram y otras redes te ayudan a encontrar fotógrafos que después podes terminar de investigar.

Hay mucha gente que saca fotos, y no son tantos los que se detienen a construir una imagen, y creo que esa es la razón por la que seguimos con vida los fotógrafos. Mientras más gente saque fotos nosotros, más vida vamos a tener.

CPQV: ¿Cambio mucho la forografía a partir de los avances tecnológicos?

FV: Antes, tenías que resolver la técnica y componer. Hoy todos saben componer, y la técnica está resuelta en un dispositivo. La tecnología ha sido de gran ayuda, pero no estamos viendo de que están hechas y que estamos rompiendo para hacer esas cámaras, o cuanta gente explotamos para tener el último modelo.

No estoy en contra de la tecnología pero creo que hay que tener conciencia para hacer las cosas. No necesitas la última cámara para ser buen fotógrafo.

CPQV: ¿Qué sería un buen fotógrafo?

FV: Creo en el fotógrafo como un sujeto y no como objeto, con todas sus subjetividades, creencias, culturas e ideologías. En base a eso todo lo que él pueda construir es lo que le da esencia a su fotografía.

1277800_10151844181994674_1548303534_o

 

Podes consultar sus obras en : http://www.frankovera.blogspot.com.ar/

Fotografías: Franco Vera

Foto de Tapa: J. Pantoja

 

 

 

GG

 

Para compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrPrint this page