chemez1

 

Comenzó su carrera siendo un adolescente en Blanca Oscuridad. Conocieron la movida under de Tucumán, saltaron a la fama a través de Talento Argentino y llegaron a telonear a Rata Blanca y Adrián Barilari. Años después, Facundo Chemez mira de reojo el pasado y se prepara para lanzar su carrera solista apostando a generar un cambio de mentalidad en el circuito local.

Colirio Pa’ Que Vean: ¿Eran muy chicos cuando debutaron con Blanca Oscuridad en 2007?

Facundo Chemez: Empezamos con Lautaro (Lauty Lee, baterista), nos conocimos en una fiesta, fuimos a comprar un fernet y vi que tenía una cadena y le muestro que también tenía una cadena. Hablamos de eso y me explica que era por la película de Kiss…él estaba empezando a tocar la batería, yo no sabía ni afinar una guitarra. Tocamos en el 15 de una amiga en común, antes del debut oficial de Blanca Oscuridad. Ensayábamos en la casa de Lautaro, con los parlantes del equipo de música, muy de abajo. Cada cosa era un sacrificio y se valoraba mucho. En ese momento estaba el circuito del exAbasto, donde había muchos bares de rock: García, Fulanos, Tequila, José Cuervo…una movida under muy importante. Antes se consumía más bandas de acá, había una movida muy copada, Karma tocaba en las semanas de los colegios y festivales…

CQPV: Por la calle había mucha gente con remeras y mochilas de Karma, por ejemplo. ¿Hoy no estamos ni cerca de eso?

FCH: Karma fue, es y será algo muy importante en la movida de Tucumán. Los admiro mucho y creo que Toni Molteni es uno de los mejores cantantes del país. Más allá de ser conocidos, produjeron un efecto muy fuerte en la gente. Es una categoría de banda superior.

CPQV: Retomando. ¿Talento Argentino marcó un despegue en Blanca Oscuridad?

FCH: Fue muy particular, estábamos muy contrariados respecto a eso, en especial yo y eso nos trajo problemas dentro de la banda. Yo pensaba en los contratos y mis compañeros quizás pensaban diferente. Yo entendía que firmando eso estábamos cediendo mucho. Terminamos firmando…ellos (Telefé) podían generar merchandising sin que veamos plata de eso, por ejemplo; el material que tocabas en el canal ellos lo podían usar sin que percibas un beneficio. Te dejaban los derechos, pero ellos podían disponer libremente de tu material. A mí eso me daba por las pelotas, había mucho amor en las composiciones y saber que las podían tocar me dolía. Terminamos en un teatro repleto de pie, nos trató bien la gente del canal, nos ayudaron mucho. Fue una experiencia linda que trajo sus bemoles pero también sus beneficios…nos llegaron a llamar de Miami para tocar. Nuestra fanpage pasó de 500 likes a 3 mil en unos días, firmábamos autógrafos en la calle y cosas que nos parecían una locura jaja.

CPQV: ¿Cómo banda les acelero el proceso?

FCH: Como banda es algo medio efímero. Todavía hay gente que me dice ‘te vi en Talento’. Yo les digo: “¿no viste cuando tocamos con Rata Blanca?”. Eso tuvo sus pro y sus contra: te categoriza como banda de programa, aliviana tu trabajo, se olvidan que estuviste laburando desde los 11 o 12 años tocando tres veces por semana en el Abasto siendo menor de edad a bar lleno y al otro día levantarse, ponerse la corbata e ir al colegio. Hicimos 60 shows en vivo en un año.

CPQV: ¿Se arrepintieron o no de Talento Argentino?

FCH: Yo particularmente si, hoy no lo volvería a hacer…ni en pedo. Por el tema de los contratos. Hoy estoy más asesorado, no le daría mi sudor a Telefé para que disponga de él, confió en mi material y mi trabajo. Hoy no me interesa que alguien de un jurado juzgue mi material. Si estaría imitando a alguien, quizás necesito que me digan si mi versión es buena o no, pero si el material es mío, no quiero que un jurado lo juzgue, para eso está la gente y sobre gustos no hay nada escrito.

CPQV: Desde Blanca Oscuridad siempre hubo una apuesta muy fuerte por la cuestión estética, un cuidado especial de la imagen…

FCH: Nacemos de escuchar Kiss, con lo que representa su imagen. Dejamos de hacer Heavy Metal y empezamos a hacer HardRock, teníamos un tema que se llamaba “Magia” que era hasta popero… nos pasamos al HardRock y armamos una puesta en escena más ochentera, con música casi revival. Hicimos algo nuevo/viejo en Tucumán, nos veíamos como los 80′s, buscando sonar como los 80′s, reivindicamos esa parte del hardrock en Tucumán, también aparecieron nuevas bandas del género, y se hicieron festivales donde nos llegábamos a prestar el delineador en el baño (risas). Allá por el año 2009, 10 y 11 hubo un circuito muy importante en la provincia. Teníamos calzas de leopardo, chalecos de cuero y el pelo batido.

CPQV: ¿Se puede hacer HardRock sin el lookeo?

FCH: Se puede. Había HardRock Glam y el de cuero (Sleaze), pero creo que todas las bandas cuidan su imagen, las bandas internacionales tienen sus asesores de imagen. Algunos nos bardeaban al ver cómo nos vestíamos para tocar, pero ellos eran fanáticos de Maiden que trabaja con un equipo tremendo de asesores de imagen, entonces no los entendí.

chemez2 - javier ahuad
Facundo Chemez, en épocas de Blanca Osucirdad. Foto: Javier Ahuad

 

CPQV: ¿Qué pasó que hoy estás con el pelo corto, más prolijo?

FCH: Uno va cambiando. Hubo un quiebre con Blanca Oscuridad y pensamos en dejar de estar encasillados a partir de nuestra manera de vestir. Te ponés un techo propio, te sigue sólo el de determinada onda. Decidimos hacer un cambio en el look y un poco en la composición, más allá de trabajar mucho el sonido. La música entra por los ojos, uno ve y escucha y de pronto hay un tipo con el pelo largo, ropa y guitarra de los ’80 y decís “eso ya pasó”. Pero con un sonido un poco más moderno, sin tantos efectos, con otro look decís: “que buena banda con buenas influencias ochenteras”. Lo corroboramos y pasó. Dejamos de ser ‘una copia de’.

CPQV: No debe ser fácil puertas adentro de una banda trabajar para sacarse un mote…

FCH: Fue difícil, hubo guantes y todo jaja. Muy Rock!

CPQV: ¿Los sobrepasó la situación?

FCH: Éramos pendejos, salíamos a la calle, nos pedían fotos, nos saludaban en el colectivo… sos chico y te dejas llevar… muy rápido nos dimos cuenta que no éramos nadie, más que una banda que ocupaba un lugar y ya.

CQPV: ¿Hubo algún golpe fuerte en ese proceso que los bajó?

FCH: Si, un montón de situaciones. Se nos hizo una mala fama de que estábamos estrellados y blablá, pero al público siempre nos mostramos como una banda muy unida siempre. La mala fama vino por el lado de las exigencias, de la organización. Teníamos una manera de trabajar que no era muy bien vista: subís a tal hora, bajas a tal hora, advertencia 1,2 y chau, se pudre. Acá en Tucumán se viven situaciones insólitas, hay locales con problemas de cables, escenarios rotos, sonido reventado… nosotros hasta llegamos a arreglar los lugares donde íbamos a tocar, pintamos, pusimos maderas, para ofrecer un mejor show. La gente decía “¿qué se creen?”, ¡Pero estábamos laburando! Entendíamos que en un show todo influye. Con Robertito, mi amigo y Jefe de escenarios, íbamos a soldar, arreglar cables y hasta baños. Por eso también éramos exigentes con horarios y algunos nos trataban de “caretas”. Pero siempre las bandas teloneras tenían su camarín ordenado, un staff que les afine su guitarra, etc. Pero hay veces que cuando intentas hacer las cosas bien aparecen los que te quieren tirar para abajo. Hoy no pierdo ni un segundo en esa gente.

CPQV: ¿Llevas eso a tu proyecto solista?

FCH: Claro, la gente sabe que en mi presentación el Nesta va a estar impecable y que apuesto a un sonido de primera. Las bandas son retribuidas, invierto en publicidad, y otras cosas…es muy difícil crecer sin trabajar así.

CPQV: ¿Tenés una posición muy crítica para con la movida de Tucumán? ¿Hubo algún cambio en este tiempo?

FCH: Hay nuevos espacios para tocar, pero no se hace hincapié en el tema del precio. El material propio tiene un valor incalculable. Nos cansamos de no llegar a cubrir gastos. Apostamos por armar un buen show, cobrando lo que creíamos que valía y empezó a funcionar, pero no tuvimos el apoyo que necesitábamos de nuestros colegas, había fechas por menos plata y Blanca Oscuridad quedó como ‘carero’ por cobrar lo que correspondía. Hoy hay bandas que cobran 30 pesos la anticipada y 50 en la puerta: menos que el taxi o una cerveza. Opino que no hay que devaluar así tu material. Una fecha en la que tocan 10 bandas a 50 pesos, pagas 5 pesos por banda. Si hay 100 personas, pero el sonido no es bueno, sonás como el culo y la impresión que se lleva el que te escucha no es buena. Tenés que sonar bien, es lo más importante. A veces creo que el circuito de música en vivo de Tucumán se devalúa sólo.

CPQV: Lo último que vimos tuyo fue Voces del Rock. ¿Cómo es trabajar en una banda formada para un proyecto?

FCH: Lo armó una productora, de Lucas Ojea. Una experiencia tremenda, tocar en un teatro lleno para un proyecto de covers, una lista de temas súper pulida, con 12 músicos arriba de un escenario, bajar de una función y subir 15′ después para otro público. Hubo buena química, tener una banda así es estar de novio con 10 personas jaja.

chemez3 - Alejandro Romano
Una más actual de Facundo Chemez, en Voces del Rock. Foto: Alejandro Romano.

 

CPQV: Ahora pasás de tocar con 12 músicos a tu proyecto solista, que básicamente es un trío. ¿Cómo es ponerle tu nombre y cara al proyecto, más allá del lugar que siempre le reconoces a tu staff y quienes te acompañan?

FCH: Somos un equipo. Yo no soy nada sin el equipo y sin el público.

CPQV: ¿Te plantearon “¿por qué no somos una banda?”?

FCH: Queremos crecer juntos, cuento con músicos de la concha de la lora como Isaac Llovera, un multi instrumentista, recibido y sesionista de casi todo el mundo. Es mi batero y es un honor. Lo mismo Pablo Ponce, el bajista, me lo recomendaron y descubrimos que nos conocíamos desde pequeños y es un gran bajista, se supera todos los días. Los reconozco y destaco porque son fundamentales de este proyecto.

CPQV: ¿Con qué nos vamos a encontrar en tu primera fecha solista?

FCH: Hay invitados especiales, hay algo de vientos, que creo es una linda sorpresa, va a haber fusión de géneros, algo para los fanáticos de Blanca Oscuridad, y grandes bandas que me acompañan en esta fecha. The Vultures, Naza que tiene un cantante lírico, tocó yo y cierra Overline. Armamos una buena combinación de bandas.

CPQV: ¿Por qué decidiste no cerrar tu fecha?

FCH: Jaja la verdad; ahora que puedo elegir, quiero darme el gusto de bajar del escenario, tomar una cerveza y ver una banda. Es muy triste la soledad del fin de show, como un vacío existencial, y como ahora organizo yo quiero bajar y disfrutar, regalarme un momento de paz.

 

Santiago L. Sibaja Ruggeri

Foto portada: Gentileza Marcelo Rivero

Para compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrPrint this page