El cuarto poder contra el séptimo arte

cuartopoderseptimoarte2 (1)

Solo puedo hablar desde mi experiencia. El pasado lunes 17 de abril estuve fuera del INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales) al mediodía, donde en un comunicado la comunidad del cine le dijo claramente al gobierno que “ en el cine no existe la grieta”, demostrando que la polarización planteada desde el oficialismo no permeó dentro de los diferentes sectores de la industria. Desde los detractores de la primera hora al nuevo plan de fomento (como ser las asociaciones de documentalistas, principales perjudicados en la misma) hasta directores macristas (con Campanella a la cabeza) expresaron su repudio al tacho de excrementos vertido por Feimann y Fantino el miércoles previo a semana santa. A las 15 hs, muchos caminamos la cuadra que separa el INCAA de la ENERC (Escuela Nacional de Experimentacion y Realizacion Cinematografica) donde unas horas después, Pablo Rovito se despidió de alumnos, docentes y no docentes. Su discurso estuvo centrado en reforzar la defensa de la independencia de la escuela, en proteger todo lo logrado por la gestión y en aclarar que no pretendía quedarse para que la discusión no pasara por su persona sino para que la institucionalidad de la escuela se mantenga intacta. Fue despedido con aplausos y abrazos, en un momento que nos emocionó a varios, entre los que se encontraban muchos ex alumnos.

Conozco la escuela por haber cursado ahí entre los años 2011 y 2014. En la escuela se enseñaba Montaje, Dirección de Fotografía, Dirección de Sonido, Guión, Realización Cinematográfica y Producción. Cuando ingresé, la escuela estaba acéfala, siendo manejada por una rectora interina, con un consejo académico creado hace apenas un año (después de que la escuela fuera tomada por el alumnado), con un edificio hermoso pero en el que se notaba el paso del tiempo y su acción deteriorante. El estatuto que regula la elección del rector indica que después de un concurso donde se evalúan títulos, experiencia y el proyecto de escuela presentado por cada aspirante a rector, se llegue a una terna. Después es deber de presidencia del INCAA elegir el rector indicado. Pablo fue electo dentro de esa terna, aplicando cambios rápidamente que mejoraron la escuela tanto ediliciamente como académicamente. Creó la carrera de Dirección de Arte, una cuenta pendiente que la industria echaba en falta, como ahora lo demuestra la rápida inserción de sus egresados. Aplicó cambios en el plan de estudio, haciendo que en primer año todos los alumnos de cada rama pasen por la experiencia de trabajar en un cortometraje de tres minutos en otras ramas. Así al finalizar primer año un guionista habrá dirigido un cortometraje, montado otro, producido otro, iluminado otro, ambientado otro, grabado el sonido de otro y escrito otro. Esto refuerza la empatía y el trabajo en equipo, haciendo que el alumno sufra en carne propia las dificultades propias de cada quehacer. Yo ingresé con el plan previo, entonces mi experiencia en primer año fue diferente, teniendo que dirigir un corto de siete minutos donde cada área sólo se preocupaba por su interés específico muchas veces en detrimento del resto. Pablo Rovito empezó reformas edilicias importantes, como la puesta a punto del subsuelo, donde se abrieron aulas, baños y espacios comunes. Se mejoraron las islas de edición, comprando mas computadoras y licencias de programas. Se renovó todo el stock de luces, tripodes y griperia. Se compro una cámara de cine (Sony F55), cuyo precio es superior a los 28.000 dolares, sin contar con los lentes, baterías y otros complementos necesarios para su uso.

Aún enumerando estos logros, importantes, queda fuera el mas avanzado de todos, que es la federalización de la educación, abriendo sedes de la escuela en San Juan, Neuquén, Jujuy y Formosa. Esto permitió que alumnos de diferentes regiones tengan acceso a equipos y contenidos que los formarán para poder contar sus propias historias. Encuentro esto representativo de una gestión que fue manchada, casi al pasar por un informe mal hecho. El día lunes Pablo Rovito se fue de la escuela con la frente bien alta, y tiene razones para que así sea. Por ahora Juan Pablo Young, responsable de la secretaría académica asumirá las competencias administrativas del saliente Rector para que la escuela pueda funcionar normalmente, los profesores viajar a las sedes a dar clases y los alumnos puedan proseguir con las prácticas. El día 20 el nuevo presidente del INCAA, en una reunión que tuvo lugar en la ENERC, dejó en claro que el plan de fomento no se va a ver perjudicado, que no va a haber despidos en el Instituto (a pesar de que varios cargos gerenciales fueron removidos) y que se va a llamar a concurso para rector en la escuela. Mientras tanto, todos los miembros de la industria cinematográfica estamos alerta y expectantes, para asegurar que se cumpla lo prometido.

 

Por Tulio Billone

cuartopoderseptimoarte3

Para compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrPrint this page