“Busco una sensibilidad en la puesta:

que esté viva”

 

Por: Tatiana Luján Valdez// Fotografía: María José Valdez
 
 
flora1

 

 

Flora Illuminato es tucumana y nació el 24 de diciembre de 1987. Es Licenciada en Teatro e Intérprete dramática, recibida de la Facultad de Artes de La Universidad Nacional de Tucumán. También perfeccionó sus estudios profesionales en Buenos Aires, con Pompeyo Audivert, Marcelo Katz y Pablo Rotemberg.  Aquí en la provincia, su formación independiente en la performance se internalizó con el Grupo Tucumano “Manojo de Calles”, teniendo como referente a la Directora y Licenciada en Teatro Verónica Pérez Luna.

“La Flora”, como le dicen sus compañerxs mas cercanxs, trabaja como artista y docente. Está dirigiendo su primer obra, y dentro de lo académico – nos cuenta- está llevando a cabo una investigación a partir de su trabajo de tesina, que se basa en elementos del Teatro Posdramático. Como directora trabaja con un registro de actuación cotidiano, pudiendo lograr en Sudáfrica – su ópera prima- una obra colmada de sutilezas, que se construye a partir del universo más cercano de ella y los actores. Una directora y artista, con una obra para no perderse.

 

CPQV: ¿Cómo fue que empezaste a producir profesionalmente teatro?

Fi: Desde muy chica que hago teatro, y como estudiante en la facultad siempre pensé el teatro desde un lugar muy comprometido, pensando este oficio como mi profesión, planteándome todo el tiempo desafíos y dudas al respecto, tratando de descubrir mi rol dentro del teatro.  En el trayecto de búsqueda en el cual estaba concluyendo mi Licenciatura, comencé a sacar capas para ir puliendo y definiendo mis intereses dentro del teatro: lo que quería decir y cómo lo iba a contar. Así llegue a la producción de “Sudáfrica”, mi primera obra, en la cual mi rol es como directora. Fue entonces que ese impulso académico funcionó como un disparador para luego decidir lanzarme con una propuesta, apostando a mi trabajo personal, logrando un universo que había generado genuinamente luego de una larga investigación.

 

CPQV: ¿En qué crees que consiste la dirección teatral?

FI: Para mí la dirección teatral es tener una idea y llevarla a cabo, encontrando una forma de contar. Es tener un pensamiento y transferirlo en acciones, gestos, permitiéndose una búsqueda actoral, hasta llegar a una ficción en la cual hable el cuerpo, el espacio, la sonoridad de los actores, acompañado del lenguaje visual, que es una herramienta necesaria y determinante (en mi caso) en la construcción de la puesta.

Encontrar a los actores indicados para trabajar fue muy acertado para mí, ya que trabajé potenciando sus recursos y particularidades para explotarlas al máximo. Entonces se va creando desde lo que proponen los actores, a partir de la idea, de la premisa y luego se va organizando el material, guiando lo que van construyendo.

Es un trabajo fino y arduo de investigación escénica, de conectarse con los actores que accedieron a brindarse para la escena, disponiendo sus cuerpos y ganas para improvisar, construyendo y descartando material, todo el tiempo.

Entonces entran en juego todos los recursos escénicos utilizados, para concretar la puesta, simplificando una idea que nunca es acabada, siempre se sigue produciéndo, planteando un universo poético propio, grupal y genuino, abordando la ficción desde una realidad y viceversa.

 

CPQV: ¿Qué buscas producir, desde lo teatral, cada vez que inicias un proyecto?

FI: Busco una sensibilidad en la puesta: que esté viva, que nada sea azaroso, que convivan múltiples lenguajes y que el espectador se identifique con los personajes a partir de una verdad y una forma que se manifiesta en ese momento escénico. Busco también cómplices para generar una reflexión, una reivindicación del gesto, del arte como lugar al cual recurrir para contar algo y de la manera que uno tenga ganas de hacerlo.

 

flora2

 

 

CPQV: Como joven hacedora teatral, ¿qué lugar crees que ocupan las nuevas generaciones en el teatro tucumano?

FI: Un lugar muy importante, el de producir y seguir generando teatro desde nuevas perspectivas, inquietudes y herramientas que se van dando a partir de diversas búsquedas, aprendizaje y experiencias.

Es interesante como los jóvenes nos vamos interrogando sobre el espíritu artístico, van mutando las diferentes posibilidades de contar, de consolidar una propuesta, una estética, creo que se enriquece el lenguaje, lo cual lleva a desplegar infinitas variantes que posibilitan la entrada de nuevos hacedores teatrales.  Pienso que ahora es nuestro momento y está bueno aprovecharlo. Somos los encargados de construir nuevas escenas, problematizando la multiplicidad de voces.

 

CPQV: “Sudáfrica”, la obra que estás dirigiendo, habla sobre los sueños, y sobre poder superar el “deber ser” para hacer eso que uno desea hacer. ¿Crees que eso tiene un poco que ver con la realidad del teatrista?

FI: Cuando comencé a pensar en Sudáfrica atravesaba un momento lleno de incertidumbres, que aún siguen estando. Culminaba con mi etapa de estudiante y debía decidir cuáles serían “los caminos correctos que tomar”, o para donde disparar… es decir todo tenía un negro final de frustraciones… Hasta que  resolví mostrar eso en una puesta, que luego fueron sumándose miles de otros interrogantes que replanteaban, tanto mi situación personal como mi carrera profesional artística. Tomé el impulso de realizar mi idea por sobre todas las cosas, apostar a mi creatividad y lanzarme como directora.

Sudáfrica relata la historia de un hombre que decide regirse a partir de sus deseos. Es un tanto trivial, pero en realidad es así, el deseo es el motor que lleva a definirse y sentirse vivo. Entonces no existía la posibilidad de no hacerlo, de no intentar aunque sea pensar en concluirlo. Y pensé en la tracción del deseo, que tantas veces pareciera ser algo tan poco real y truncado por una sociedad que se rige por mandatos sociales ya establecidos, muy difícil de correrse, posicionando al arte en un lugar poco funcional y bastante marginal para el sistema, sintiendo que uno no puede pertenecer como artista. Pero en definitiva creo que todos tenemos sueños, no sólo los artistas, hay que llevarlos a cabo con la posibilidad de iniciar, continuar y concluirlos, lo que nos permitirá dar sentido al mundo.

 

CPQV: ¿Cuáles son tus proyectos artísticos hoy?

FI: Aún seguimos con Sudáfrica, nos quedan tres funciones en octubre, en la sala Luis Franco. También fuimos seleccionados con la puesta para participar en “La escuela de espectadores”, un espacio propuesto por el Ministerio de Educación y el INT, para hacer funciones en el interior de la provincia.

Por otra parte, quiero perfeccionarme, aplicarme a Becas para poder viajar y continuar formándome, y después de eso o paralelamente quiero volver a producir una idea que la vengo construyendo en mi cabeza y que en algún momento le daré forma.

 

flora3

 

 

De esa manera Flora nos acercó un poco de su universo teatral y su mirada artística. Mirada que fue compartida este fin de semana en una mesa panel, representando a los egresados de la carrera de Teatro en el ENET (Encuentro Nacional de Estudiantes de Teatro) que tuvo sede este año en La Rioja, y confirmándonos una vez más que la producción artística en la provincia es fructífera e importante.

 

Para compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrPrint this page