massacre-biblia-ovni

 

El nuevo milenio sentencio una historia distinta para Massacre, dejar de ser la banda de punk con pretensiones de algo más para convertirse en los referentes por excelencia del rock alternativo en nuestro país. El camino comenzó con el CD “12 nuevas patologías” y fue llevado al mainstream con “El Mamut” y finalmente “Ringo”. Su nuevo disco, “Biblia Ovni”, viene a continuar apuntalando este camino de experimentación musical y relación a dos puntas entre el under y su amante de grandes escenarios.

El material brindado a través de las once canciones de este nuevo CD no sorprende mucho por su originalidad musical pero si por la exquisitez con la que abordan la creación de los conceptos  de lo religioso y lo extraterrestre valiéndose de los diferentes recursos que brinda una canción. El uso de la instrumentación para crear atmósferas y climas en las canciones de Massacre es algo que todos sabemos que manejan a la perfección, el plus está en poder darle una teatralidad de radio novela a esas historias que se esconden en cada fragmento del álbum.

Quizás sea “La nave” la canción que mejor defina al disco en su conjunto, un tema con los elementos clásicos de la banda: una idea descabellada que se desarrolla a lo largo de los tres minutos, un estribillo en el que se repiten un par de líneas y las guitarras acompañan esos rulos sonoros, punteos agresivos y una base bien marcada. Otra canción que llama la atención es “Despoblando el planeta”, un ritmo simple de punk-rock a la vieja escuela con unos arreglos en sintetizadores que le dan un toque de Glamm. La canción pone en jaque la idea de la necesidad de tener hijos y se revela ante la imposición del tipo ideal de familia occidental.

El final del disco queda en manos de “Feliz Noviembre”, canción que muestra con cierta nostalgia una fecha realizada con los Utopians  en Cemento rememorando su época de under porteño. También existe una especie de guiño al trabajo que realizo Omar Chavan con el fortalecimiento de una escena que después el ayudo a destruir con la tragedia de Cromañon.

 

Por Luciano Billone

Para compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrPrint this page