agua-maldita-molotov-chica

Siete años después de Eternamiente, Molotov volvió a presentar un álbum de estudio; en ese lapso, sólo presentaron “Desde Rusia con amor”, un cd en vivo. Tras una larga espera, apareció “Agua maldita”, y aquí Molotov nos muestra que, a pesar del paso de los años, mantienen esa frescura casi adolescente, con letras ácidas y hasta graciosas, con un mensaje de protesta social, y la alternancia de ritmos como el rap y el funk, con letras que alternan el español y el inglés, como de costumbre. A principios de 2014 presentaron el single “Ánimo delincuencia” que anticipada su flamante nuevo álbum, pero finalmente no lo incluyeron en el mismo, porque son Molotov y hacen lo que quieren, suponemos.

“Oleré oleré y oleré el UHU” fue el tema elegido para abrir el álbum, que empieza muy arriba, para saltar y bailar e introducirnos al tan esperado nuevo disco de Molotov. El tema 2 es “La raza pura es la pura raza”, un himno contra la discriminación y el racismo, pero al estilo rap-rock de Molotov. El estribillo incluye un grito de “Molotov está en la casa”, ideal para el vivo.

“Fuga” tiene una bases que nos remiten a “By the way” de los RHCP, con mucha energía y un bajo agresivo. La letra es simple y directa; en “La necesidad” Molotov recupera esa crítica y protesta que los caracteriza, pero, de nuevo, en su estilo muy propio y con un estribillo pegajoso que reza “Sin nada naciste, sin nada te mueres. Si nada tienes, nada es lo que pierdes. Que no te falte nada, nadie te controla .Y cuando cae no sobra, si la necesidad es cabrona.”. De más está decir que escucharlos decir cabrón nos encanta.

“No existe” critica, como marca el álbum desde su portada, a la Iglesia y su mensaje adoctrinador: “nos quieren dirigir hacia lugares que no existen. ¡Resistan!”.En “Again n’ again” reaparece en un rol estelar Randy, el batero-cantante, que rapea en inglés y le pone su sello a un tema muy representativo del irónico estilo de los mexicanos. “Goner” presenta una base con toques funks que invita a bailar y poguear dentro de la misma canción.

“Lagunas mentales” es uno de los temas que más entusiasmó a los fans y a la crítica; en él, mencionan a muchas bandas latinoamericanas y utilizan el “y al cabo que ni quería” de Chespirito.

“Quien se enoja pierde” cierra un disco prolijo, pero no por ello menos fresco e irónico. Molotov siempre será Molotov, y su esencia y estilo se impone a lo largo de “Agua Maldita”.

 

Santiago L. Sibaja Ruggeri

Para compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrPrint this page