IMG_3394

fotografía tomada de: http://www.somosblablabla.com.ar/

En los últimos años, apareció en Argentina una nueva generación de músicos. Músicos que, a la manera de Bob Dylan, son cantautores. Se sientan con su guitarra en el escenario, y con voces melódicas, tonadas cálidas, y canciones muy creativas, dan forma a un género muy particular. Adrián Berra, es parte de esta nueva oleada. Con dos discos y un sencillo, este joven viajero comienza a aparecer en la escena nacional, llegando al norte Argentino  a presentar sus trabajos.
Colirio pa que vean, pudo charlar con Adrián sobre sus inicios y sus consideraciones sobre la industria de la música que nos toca vivir.

CPQV: ¿Hace mucho que te dedicas a la música?

Dedicar no se. No es muy tangible el día. Tocar la guitarra, desde que me la regalaron a los 14 años.

CPQV:  ¿Como funciona la producción de tus discos?

La hacemos nosotros. Digo nosotros porque somos un equipo. En general uno lo que quiere es tener plena decisión artística de lo que hace. Luego hay una producción ejecutiva y organizativa que es la que uno trata de delegar. Creo que hoy salvando algunos géneros musicales y casos muy masivos no existe más la grande discográfica que te hace todo, por eso músicos y productores independientes trabajamos en conjunto y crecemos a la par.

CPQV: A propósito de la producción independiente,  ¿Cómo es tu experiencia como músico independiente en Buenos Aires, más en la era de internet?

No se cómo es ser músico en los setenta. La experiencia que tengo es ser músico en esta época. Es muy bueno que exista internet porque tenemos al alcance toda la data del planeta.Eso es lo que nos libera y nos da herramientas para transformarnos en lo que queremos. Hoy es la era de la autogestión. Es importante trabajar por separados pero todos juntos. Cuando eso pasa circula la energía, la información, los contactos, las canciones, el público. Se ahorra tiempo, dinero y la experiencia de uno le sirve al otro. De hecho somos parte todos de lo mismo hoy. La escena y las movidas se conforman entre todos. Nos vamos reinventando y el público con las redes sociales ocupa un lugar fundamental de difusión y participación que antes no tenía.

CPQV: Contanos un poco sobre el proceso que te llevó a armar tus dos discos

En ambos casos fue viajar. “Mi casa no tiene paredes” es el resultado de un viaje de unos meses por varias provincias del país y “El Funeral” fue casi en su totalidad compuesto en México y Colombia influenciado fuertemente por el concepto y la celebración del “día de muertos” que se festeja en gran parte de América latina.

CPQV: Además de los viajes que comentás, ¿podrías contarnos sobre algunas otras influencias que hayan atravesado tu trabajo? Se nota mucha literatura. Hay mucha poesía en tus letras.

En Literatura leí durante la adolescencia a gente que me hizo muy bien y agradezco haberme cruzarme sus libros como Oliverio Girondo, Charles Bukowski, Herman Hesse, Walt Whitman, luego empecé a leer a Castaneda, Jodorowsky, me entusiasmé con el poder de síntesis y profuncidad que tienen los Haikus. Descubrí literatura sobre el Zen, un libro en particular de Eugen Herrigel que me marcó mucho en una época y también me copé en un momento con Jung y la física cuántica.Musicalmente siempre me interesaron los cantores. Desde Miguel Abuelo a María Elena Walsh. Más de grande en el último tiempo conocí la camada de músicos uruguayos como Mateo, Gustavo Pena, Cabrera. Todos estos que te nombro para mí tienen la misma energía, o yo los recibí por ahí. Mucha verdad en sus composiciones. Gente que te mete en su mundo. O te gusta y te atraviesa o no te los bancas. También me siento influenciado por la escena independiente porteña. Los veinte años los pasé de centro cultural en centro cultural y vi cosas muy interesantes. Me nutrí ahí, en vivo, cerquita. Gente muy grosa hay dando vueltas.

CPQV: ¿Viajes, fechas próximas?

Ya estamos despidiendo “El Funeral” que es del 2013. Empezando a preparar el disco nuevo y organizando nuevamente los shows. Nos queda recorrer varias provincias como Corrientes, Chaco, Mendoza, Neuquén, etc. También nos vamos para Chile, Uruguay, Paraguay y tenemos algunos conciertos más en Buenos Aires. Algunos son en formato banda y otros sólo set como en Tucumán y Salta.

CPQV: También sos tallerista, contanos un poco sobre eso.

El “Taller de Música para No Músicos” nació en el 2011 como una experiencia y terminó siendo una parte de mi vida y trabajo con el que estoy muy contento. Me sacó a pasear por varios países inclusive España, Portugal. Es un espacio de música a través del juego. La idea es recuperar ese espíritu en los adultos. Nace de una época en que trabajaba con chicos y salvando las distancias tiene la misma impronta. Relacionarse con el arte a través del juego, la intuición y amigarse con el error. Vienen actores, bailarinas, pintores, médicos, abogados, científicos, todos reunidos por lo mismo y con el mismo objetivo. Acercarse a la música.

 Por Julián Miana.

Para compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrPrint this page