5 Pesos: teatro virtual de tiempo compartido

Este sábado 21 de noviembre se estrena a través de la plataforma zoom '5 pesos', una obra virtual de carácter experimental que se lleva a cabo, sin límites de fronteras, entre artistas de la región NOA y de Buenos Aires.

Por Tatiana Luján Valdez


Helena está encerrada en el baño del teatro antes de salir al foyer, va del camarín a la sala, cocina, patio, comedor, dormitorio... se viste y ensaya un texto que no puede aprender... el director del pasado tarda en llegar en su carromato de saltimbanquis y la luna se desmaya en la arena para que el erotismo se desate entre los actores y casi olviden la obra, pero los fantasmas del teatro salen todos, se escapan de los roperos y los espejos y atraviesan las cámaras de los celulares para buscar al público en sus casas y que nadie duerma o que todos sueñen que el mundo entero es una gran escena lorqueana…

Con estas palabras nos invita el grupo “Un colectivo con un manojo de artistas que dan otra vuelta al teatro” (conformado por tres grupos de teatro del NOA; El Colectivo de Jujuy, Manojo de Calles de Tucumán y La otra Vuelta de Salta) a ver esta obra a la que llamaron “5 pesos”. Una obra de teatro por zoom, que se enmarca en un territorio de frontera, híbrido e interdisciplinario, que conjuga el uso de tecnología multimedia para la escena, el movimiento (teatro-danza), el teatro de objetos y la video performance, en busca de una obra colectiva. “Lo que se comparte es el tiempo y no el espacio, esta nueva categoría de espacialidad virtual nos pone en el reto de no volver superficiales nuestras relaciones humanas, poder encontrar una forma viva de actuación, trabajar la improvisación y la construcción de sentido en la instantaneidad del vivo.”


La propuesta

Tres actuantes desde sus casas: Jorge Pedraza en La Boca, CABA; Sandra Pérez Luna en Yerba Buena, Tucumán; Iván Santos en el barrio San Pedrito de Jujuy y  un performer sonoro, Álvaro Sanmillán Roberts, desde Salta invitan a una experiencia escénica que toma como pretexto la obra "El público" de García Lorca para ponerle el cuerpo a este tiempo casi apocalíptico “y salvar al teatro y a nosotros mismos de la muerte”  nos cuentan les artistas de esta propuesta. “Lo hacemos con humor, con juego, con intensas noches de ensayos y discusiones sobre el sentido del teatro y de la vida después de esta pandemia”, afirman. Del proceso también forman parte Diego López del grupo salteño "La Otra Vuelta Artes Escénicas", Fabiola Vilte del grupo jujeño "El Colectivo Teatro" y Verónica Pérez Luna del grupo tucumano "Manojo de Calles"

En marzo, a partir de que se instaló la medida de cuarentena, a raíz de la pandemia del Covid-19, el distanciamiento social nos imposibilitó las actividades culturales, y les artistas nos hemos visto en la obligación de repensar y reinventar nuestras prácticas. Especialmente en el teatro, donde el encuentro en persona era la base esencial de nuestras obras, hemos sido impulsadxs a probar nuevos horizontes. Eso que antes nos parecía muy ajeno y casi imposible, hoy es una posibilidad más: hacer teatro a través de plataformas online. Si, así como suena. Teatro sin encuentro cuerpo a cuerpo de artistas y espectadores. Aunque no podemos negar que el encuentro se da igual, así como nos hemos encontrado durante todos estos meses con nuestrxs amigxs y familiares: a través de videollamadas, que achican las distancias y borran momentáneamente las fronteras espaciales. En esa aventura se emprendió este colectivo, que durante todos estos meses han estado trabajando para darle cuerpo a esta obra online, tan efímera y real como todas las obras que hicimos y fuimos a ver en tiempos pre-pandémicos. 
Pero, ¿cómo fue esa aventura? Los integrantes del proyecto nos cuentan:

Ya a finales de Marzo, cuando empezó la cuarentena y ante la situación del aislamiento social preventivo y obligatorio por la Pandemia de Covid-19, nos comenzamos a juntar por video-llamada, ex compañeros de teatro para hablar de nuestras sensaciones y como la falta de oficiar el teatro nos ponía tristes y solitarios. En abril nos propusimos realizar un laboratorio permanente de creación para investigar en el lenguaje de la actuación frente a cámara, con un celular. Esta investigación derivó en el Proyecto Perfodemias y una serie de videoperformance y registros de los procesos creativos. Empezamos a producir cada uno desde su casa a partir de la idea de un laboratorio de actuación “colectivo” en aislamiento, esta idea aparentemente contradictoria estaba también alentada por dos conceptos filosóficos que siempre Manojo de Calles ha sostenido desde su ética y sus relaciones de producción: el concepto de epimeleia (untarse el cuerpo con miel los unos a los otros) que Foucault propone como ética personal y social y el concepto de idiorritmia (cada uno a su tiempo pero por el bien común) que Barthes desarrolla en su libro “Cómo vivir juntos”. Así vivenciamos este proceso como un poder crear juntos/as a pesar de la distancia, alentándonos y estimulando la creación como una manera de compartir este tiempo tan particular en la vida de la humanidad.


En Junio decidimos empezar a trabajar en una obra con formato virtual y Verónica Pérez Luna propuso partir de la obra "El Público" de Federico García Lorca y pronto la investigación personal de cada uno de los/as tres actuantes en sus casas empezó a tomar cuerpo: Iván Santos Vega desde Jujuy, Sandra Pérez Luna desde Tucumán y Jorge Pedraza desde CABA. Surgió entonces también un deseo de trabajar junto a El Colectivo Teatro (Jujuy) y La Otra Vuelta (Salta) ya que compartimos una mirada ideológica sobre el teatro de grupo y sobre la producción teatral de la región NOA habiendo transitado experiencias compartidas que han creado vínculos solidarios y afectivos generados a partir del respeto y admiración mutua por nuestras poéticas teatrales. Como grupos de teatro de trayectoria en la región, nos posicionamos en defensa del teatro de grupo y las dramaturgias colectivas, trasladando nuestras prácticas a este proyecto en contexto de pandemia, desafiando las distancias geográficas y constituyendo nuevas grupalidades. En este sentido, nuestras casas son salas de teatro cuando los teatros permanecen cerrados.

 A pesar de esta situación tan particular y adversa que paraliza a nuestro sector con la imposibilidad de realizar ensayos, giras y funciones; hemos encontrado las estrategias para poder generar un espacio de encuentro en la virtualidad, juntarnos y compartir una experiencia renovadora de producción teatral. De esta manera, la experiencia se enriquece con la propuesta de integrar la mirada externa de tres directores-coordinadores, al generar una construcción dialógica y plural como búsqueda alternativa a las formas hegemónicas de ejercicio en la dirección teatral, superando personalismos, haciendo circular la palabra y la toma de decisiones. Hemos apodado cariñosamente a esta fuerza como los “mirones”.

Así, como un grito que nace de la necesidad imperiosa del encuentro y la producción artística en tiempos sociales y afectivos tan duros, es que se hace “5 pesos”. Y la obra “El público” de García Lorca, que es casi una cachetada a una sociedad indiferente ante la muerte del teatro, vino a entrelazarse con el deseo y la voluntad de estos artistas, que también apuestan a una provocación amorosa al público. La obra es entonces también una respuesta a una preocupación de les artistas que la conforman, que es generar algo a lxs espectadorxs. Les impulsa por lo tanto “ese deseo de tocar el alma a alguien, de encontrarnos en el abismo y confrontar nuestra mirada con esos ojos, que nos sostienen a cada instante mientras dura el acontecimiento. Buscamos saber que no estamos solos. Es posible el rito porque aún estamos vivos”.


Acompañan esta propuesta con una especie de manifiesto colectivo, en donde les artistas de este proyecto nos traen algunas reflexiones sobre el hacer teatral en nuestro contexto actual:


Nuestro deseo

Una sociedad sin teatro está a punto de la extinción. Una sociedad de autómatas que repiten órdenes y patrones establecidos, perdiendo toda su capacidad de juego y fiesta entre los cuerpos.

El teatro está muerto si no lucha por cambiar el orden mal establecido de este mundo, si no está atento a su época y a su contexto. Injusticias, desigualdades, autoritarismos, violencias, ignorancias son producidas por este sistema que se basa en la dominación de unos pocos sobre todos los otros.

El teatro no tiene límites, salvo los límites económicos del sistema capitalista. El impuesto a las grandes riquezas debería ser universal y de tal envergadura que nadie tuviera ni más ni menos de lo que necesita para desarrollar todas sus capacidades.

Queremos un teatro consciente, sensible a las crisis como oportunidad, a los procesos caóticos, y a la transformación constante en la naturaleza y la necesidad de su cuidado solidario, un teatro que se manifieste en pos de la vida colectiva y diversa.

Que todo aquel que quiera hacer arte lo pueda hacer.

Que las casas se conviertan en teatros abiertos. Un más allá de la escena, literalmente, una «resonancia» en los espacios cotidianos que facilite el sentido y la consciencia colectiva. El actor no es más actor que el espectador; esta diferencia ya no existe. Todos jugamos en el mismo campo.

Que los centros comerciales de todo el mundo se conviertan en teatros al aire libre donde artistas y público intercambien sueños, poesías, frutas, vinos y todos los manjares que salen de la tierra cuando son nuestras propias manos las que los siembran y cosechan...

Que seamos seres dignos de la tierra que aprendamos cada día a vivir en paz y en amor con la naturaleza, que el arte sea una manera de estar cada vez más libres de las limitaciones del cuerpo ya que somos cuerpo imaginado, posible, infinito y también somos tierra que vuelve a la tierra...

Ya nadie tolera más el dolor y la tristeza. Somos los bufones de la peste. Se extinguen los viejos tiempos y nadie sobrevive sin la risa y el contagio. La muerte puede ser mejor siempre en brazos de ustedes...



5 PESOS (Versión libre de la obra El Público de F. García Lorca) se estrena este sábado 21 de Noviembre a las 23hs por la plataforma Zoom, y es descripta por sus ideadores como “¡Una experiencia CHANCHA!”

Actúan:  Jorge Pedraza, Sandra Pérez Luna e Iván Santos Vega
Performer Sonoro: Álvaro Sanmillan Roberts
Dirección Colectiva - Mirones: Verónica Pérez Luna, Fabiola Vilte y Diego López.

El valor de entrada $ARS 250,00; y se puede adquirir el ticket en el siguiente link de Mercado Pago: https://mpago.la/1pW62aL