PA QUE VEAN: Las obras ganadoras de la Fiesta Provincial de Teatro

Analizamos "La Micro Superpoblación de Antón" y "Danza Macabra", ganadores de la 34° Fiesta Provincial de Teatro y elegidas para representar al teatro independiente tucumano en la Fiesta Nacional del Teatro

El pasado viernes finalizó la Fiesta Provincial de Teatro, cuyo objetivo, además de promover la actividad durante una semana completa ofreciendo dos fechas por día en diferentes salas, es erigir dos obras por provincia de cara a la 34° Fiesta Nacional del Teatro 2019. La noche del sábado, cerca de la medianoche, el jurado se expidió galardonando a "La Micro Superpoblación de Antón" del grupo Calavera Teatro y "Danza Macabra" del elenco Danza Macabra.

La Micro Superpoblación de Antón: Cómo ser dioses…
* Por Nicolás Ribó

A medida que la micro superpoblación en la espalda de Antón crece, crece también su enemistad con los partidos políticos que lo buscan para dar fin a su vida bajo diferentes razones ideológico propagandistas. También lo ha abandonado la televisión revelándose como ese subterfugio que desde la violencia proyecta el sin fin de contradicciones, donde los mortales encontramos en algún momento ese efímero consuelo que del día a la noche nos vuelve, minuto a minuto un poco más ruines y obtusos. 

Ocurre que mientras la micro superpoblación en la espalda de Antón muere, el agua sube. Pero Antón y su Médico han tomado la iniciativa… son dioses ahora y como tales transitarán todos los estadios divinos que a lo largo de la historia hemos elucubrado con el fin de no sentirnos tan solos en la finitud. Sin mas, abordarán al dios vengativo para purgar las malas semillas desde el sacrificio aleatorio. Sobrevendrá el dios benevolente que obra desde el amor y la comprensión, para culminar su carrera divina en el dios ausente que desde el palco del libre albedrío observa como sus afligidas creaciones construyen el camino en bajada a su autodestrucción. No obstante estos dioses tienen sus propios problemas, el agua sigue subiendo y mientras las turbas iracundas aguardan expectantes el momento de la ejecución de Antón, mientras izquierda y derecha se proyectan desde los mismos disvalores ideológicos, la tele sigue encendida alimentando cada foco insalubre de la sociedad.

La Micro Superpoblación de Antón con la dramaturgia y dirección de Martín Giner propone un desarrollo estético impecable y una historia que se maneja desde niveles atómicos reflejando el paralelismo entre la realidad impuesta y la creada, planteando desde el humor y el sarcasmo cuestionantes de índole existencial que son hoy por hoy el filo que nos escinde como sociedad. La obra de Giner que quedó como una de las seleccionadas para participar de la 34° Fiesta Nacional del Teatro cuenta con las articuladas actuaciones de Gabriel Carreras y Sergio Domínguez, que sin duda saben cómo traspasar la cuarta pared y paseándose en el limbo entre escenario y espectador logran una performance que diluye el tiempo que uno permanece en la butaca.

Danza Macabra: los pasos entre el odio y la venganza
* Por Tatiana Luján Valdez

Alicia y el Capitán son un matrimonio burgués que esta a punto de cumplir 25 años de casados. Lejos de esperarlo con ansias y cariño, esposo y esposa se odian cada dia más; y a lo largo de la obra van develando sus lados mas oscuros y perversos. Es el personaje de Carlos, un familiar y amigo muy íntimo de la familia, que viene de visita a la isla donde el matrimonio vive, que viene a ser el único nexo posible de cariño y sensibilidad entre Alicia y el Capitán. Amor, odio y venganza son las notas de la oscura melodía de Danza Macabra.

Esta obra se presenta como una obra que apuesta a las actuaciones. Con una estética minimalista, que reafirma la propuesta que viene desarrollando el director Jorge de Lassaletta desde trabajos anteriores, esta obra centra su atención en los personajes, y en actuaciones que de una forma estallada ponen cuerpo a los textos de Strindberg.

Actuaciones bipolares, con comportamientos que rozan la locura, es lo que el director trabaja en esta puesta que se sale del realismo para dejar al descubierto la hipocresía moral con la que se sostienen los vínculos en la sociedad. Esa parte oscura del ser humano el director decide mostrarla también con los recursos escénicos que van desde los juegos de luces-oscuridad, voces en off y un circulo espacial que nos muestra el interior de las cabezas de los personajes. Una búsqueda de ruptura con el realismo escénico, que aun así sigue sosteniendo un relato lineal.

Danza Macabra, desde la mirada de Jorge de Lassaletta, quedó seleccionada asi para representar a Tucumán en la Fiesta Nacional del Teatro. Obteniendo además, uno de sus actores, Pablo Vera, una mención especial por actuación.