Qué dice el proyecto de Emergencia Cultural

Fue aprobado en el Senado y aguarda para ser tratado en Diputados. Las acciones que destaca el Ministerio de Cultura en el marco de la pandemia y un pantallazo de la situación en Tucumán y Salta.

Fotos: María José Valdez
Instagram @majovaldez.kay

A casi 6 meses del inicio de la pandemia de Coronavirus, la situación de los sectores culturales es terminante: la imposibilidad de realizar eventos en vivo de forma presencial ha golpeado a las industrias culturales en Tucumán y en todo el territorio nacional.

La semana pasada la Cámara de Diputados de la Nación convirtió en Ley el proyecto de Sostenimiento y Reactivación Productiva de la Actividad Turística Nacional: no se llegó a tratar la Emergencia de la Actividad Artística y Cultural que tiene un espíritu similar y ya fue tratada en el Senado.

El proyecto de Emergencia Cultural abarca a todos aquellos en el territorio nacional que realicen actividades de creación, producción, comercialización y exhibición de obras culturales

Contempla a los teatros, cines, salas de conciertos, museos, galerías de arte, clubes de música, centros culturales, bibliotecas o librerías de todo el país. 

De ser aprobada, deberá ser puesta en marcha por el Ministerio de Cultura de la Nación que conduce Tristán Bauer.

La ley establecería una asistencia de emergencia excepcional destinada a compensar la pérdida o grave disminución de ingresos de las personas vinculadas a la actividad que se encuentren desocupadas, que se desempeñen en la economía informal o que sean monotributistas (inscriptos en las categorías A, B, C y D, hasta diciembre 2020). 

El importe sería un equivalente a un salario mínimo (casi 17.000 pesos) y se abonaría hasta el 31 de diciembre, teniendo facultad el Poder Ejecutivo para prorrogar la misma.

El Ministerio de Cultura de la Nación debería definir la modalidad para determinar el universo de solicitantes.

Para las empresas, organizaciones comunitarias de la cultura, artistas o trabajadores culturales, la norma establecería la prórroga de los impuestos a las ganancias por 180 días y sobre los bienes personales.

También se determina la suspensión de ejecuciones fiscales, la reducción del 95 por ciento a las contribuciones patronales y estipula que las empresas prestadoras, comercializadoras o distribuidoras de los servicios públicos de electricidad no podrán cobrar la potencia originalmente contratada sino solamente el consumo real, debiendo aplicar los ajustes retroactivos desde el momento que se establecieron las medidas sanitarias. Lo mismo se aplicaría para el consumo de gas y agua.

También se establecería un programa de crédito a tasa subsidiada destinado a la adquisición de capital de trabajo, equipamiento de seguridad sanitaria relacionada al Covid-19, el sostenimiento de la organización, el ajuste a protocolos para retomar la actividad, la adecuación digital o el pago de servicios públicos o de cualquier otro gasto fijo. Los créditos serán devueltos en un plazo máximo de 6 meses de gracia, tendrán una tasa del 15 por ciento en las primeras 12 cuotas de las 24 previstas.

Apunta La Nación que en caso de aprobarse la norma, que ya presenta modificaciones a su proyecto original, debería regresar a la Cámara alta para refrendar esos cambios antes de poder ser sancionada y finalmente promulgada. 

Son numerosos los bares, teatros, espacios culturales que se han visto severamente afectados por el cierre intempestivo de sus puertas y no todos podrán volver a abrir una vez que se supere la emergencia sanitaria.


El Ministerio de Cultura de la Nación destaca en su página web que "hasta el momento, ya hemos asignado una inversión que supera los 930 millones de pesos en medidas destinadas a atender la emergencia".

Además, se destaca la reconversión de Tecnópolis en un centro de aislamiento para pacientes leves; la fabricación de máscaras protectoras en el Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur; la confección de tapabocas en el Teatro Nacional Cervantes.

En lo estrictamente cultural, desde la cartera que conduce Bauer ponderan el concurso de obras "Nuestro Teatro" con un presupuesto de $20 millones y a los 710 artistas que participaron del Cervantes On Line, con una partida de $11.315.900.

También se recalca la implementación de una línea de Crédito a Tasa Cero destinada a industrias culturales por hasta $150.000 compatibles además con el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).
Cultura resalta por otra parte la puesta en marcha del Programa Puntos de Cultura, del Fondo Desarrollar, el Fondo Nacional de las Artes y las Becas Sostener Cultura.

En la web de Cultura se puede acceder al detalle de programas de la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (CONABIP), el Instituto Nacional del Teatro, el Instituto Nacional de la Música (INAMU), el programa Activar Patrimonio, el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA).

Finalmente, se enfatiza la implementación del programa Cultura Argentina en Casa por el que 300 artistas cobrarán $18.000 por un total de $5,4 millones y beneficios para artistas a través de ANSES Y AFIP.



Tucumán articula la bajada de programas nacionales

El Ente Cultural de Tucumán puso en marcha el programa Cultura en Casa que llevó al plano digital cada una de sus direcciones.

Recorridas por museos, paseos artesanales, bibliotecas y galerías; tutoriales con clases y talleres; cine tucumano, narraciones orales, shows y concursos, con Creando en Casa de forma conjunta con La Gaceta y premios por hasta $120.000 a la cabeza.

El Ente Cultural además instrumentó los programas nacionales como Músicas esenciales, la Beca Sostener Cultura del Fondo Nacional de las Artes, del Plan Podestá para potenciar el Teatro Independiente Argentino, entre otros.

El Mayo de las Letras se realizó de forma digital y actualmente está en curso el Septiembre Musical en versión digital, que se transmite por las redes sociales del propio Ente, La Gaceta y Canal 10.


Salta: sin emergencia, pero con un paquete de asistencia

La Cámara de Diputados de Salta aprobó el Régimen Especial de Asistencia Socio Económico para los trabajadores de la cultura y espacios culturales hasta el 31 de diciembre: no se incluyó la declaración de la Emergencia Cultural.

El proyecto establece la creación del Fondo Especial para la Cultura, destinado a quienes no se hayan beneficiado de políticas sociales del gobierno nacional y provincial: la partida asignada es de $8 millones y estará a cargo de la Secretaría de Cultura provincial.

Los artistas podrán adherir al régimen de 'tarifa social' de los servicios públicos, además de disponerse planes de regularización de obligaciones tributarias para las deudas con el Estado.

Se otorgarán créditos de hasta $40 mil con plazo de gracia de 6 meses a pagar en 12 cuotas y se reconoció el derecho a actuar en teatros y salas de gestión pública sin obligación a contraprestación, a excepción del Teatro Provincial de Salta, y se trabajará en protocolos para realizar obras artísticas en bares y espacios culturales.