Tucumán Arde: presentan un libro sobre el movimiento vanguardista y revolucionario del 68'

"¿La fusión del arte y la política o su ruptura?", se pregunta Beatriz Balvé, tomando distancia de su participación en uno de los movimientos vanguardistas más importantes del arte de los ´60.

La artista e investigadora Beatriz Balvé, directora del Centro de Investigaciones en Ciencias Sociales (CICSO) regresa a Tucumán para presentar su libro “Tucumán Arde ¿La fusión del arte y la política o su ruptura?”, el que toma distancia entre su participación del colectivo "Tucumán Arde" para conceptualizar a uno de los movimientos vanguardistas más importantes del arte de los ´60.

Balvé realizará cuatro presentaciones durante el mes de noviembre en nuestra provincia: el 16 en CITÁ (Lamadrid 1457) a las 19, el 17 en la Biblioteca Popular Santa Lucía (Av. Marco Avellaneda s/n) a las 17, el 18 dialogará con Josefina Racedo en la Escuela de Psicología Social (Buenos aires 729) a las 18 y finalmente el 19 en la Biblioteca de Cultura Social de Yerba Buena (Av. Aconquija 2060) a las 18.

Tucumán Arde fue una experiencia única en su género en Argentina, protagonizada por un colectivo de artistas provenientes en su mayoría de las artes visuales e intelectuales,de Buenos Aires y de Rosario. Buscaban construir una nueva estética identificada con los fines de la Revolución Social.

“El arte revolucionario propone el hecho estético como núcleo donde se integran y unifican todos los elementos que conforman la realidad humana: económicos, sociales, políticos; como una integración de los aportes de las distintas disciplinas, eliminando la separación entre artistas, intelectuales y técnicos, y como una acción unitaria de todos ellos dirigida a modificar la totalidad de la estructura social: es decir, un arte total”, sostiene Tucumán Arde en su manifiesto. 

Tucuman Arde, fue una obra de concepción y colectiva y multidisciplinaria que se montó en noviembre de 1968 en las sedes de la “CGT de los Argentinos” de Rosario y Buenos Aires. Formaron parte de ella, intelectuales y artistas de diferentes disciplinas, con la apuesta de crear un fenómeno cultural de características políticas que excediera los marcos que hasta ese entonces se practicaba. Propusieron asimilar el concepto de "vanguardia estética" al de "vanguardia política".

En Tucumán la política de Onganía era fortalecer a la oligarquía azucarera, basada en un “saneamiento” capitalista que beneficiaba a los grandes monopolios azucareros. El ministro de economía, anunció bajo el nombre Operativo Tucumán, una nueva política que se pregonaba de “lograr una expasión industrial y una diversificación agraria, con el fin de solucionar la grave crisis de la industria del azúcar de la provincia”. Sin embargo esta política empujaba al cierre a los pequeños ingenios azucareros forzando consecuencia el desempleo masivo que violentas explosiones reprimidas por el gobierno.