El 'Último Intento' de Emanuel Molina: "El rock se muerde la cola"

El cantautor tucumano se cuelga la guitarra y sale a la cancha en el Nesta con sus amigos Juancho Ramos y Micky Gutiérrez de Volstead en formato acústico.

Por Gastón Guirao

El cantautor tucumano Emanuel Molina (Truman, Savonet Surfers entre otros) se cuelga la guitarra para zurdo y vuelve con Mi Último Intento, junto con un acusticazo de Juancho Ramos y Micky Gutierrez (Volstead) en Robert Nesta Club este sábado 8 y con entrada libre y gratuita.

Colirio Pa Que Vean: ¿Cómo es dejar el teclado y volver a la guitarra con un proyecto que se llama Mi último intento?

Emanuel Molina: Siempre fui guitarrista, compongo desde ahí. Son pocas las que compuse con el piano. Me definía por el teclado por una cuestión de laburo, me llamaban para laburar con el teclado: de chico escuchaba Kraftwerk y creo que el sintetizador también es un instrumento muy importante para mí y para la historia de la música. Por esa simpatía con el teclado es que me hago tecladista, yo siempre fui de la guitarra.

CPQV: ¿Qué es Mi Último Intento?

EM: Mi Último Intento es una ironía, sostengo, y los que me conocen saben que digo que el rock está muerto y sepultado, que es un género que se muerde constantemente la cola. Decir que es ‘mi último intento’ es jugar con el desenfado y la desfachatez del rock. Me gusta jugar con eso y burlarme de lo que en mi caso no es una carrera musical sino que he hecho distintas cosas. Nunca me quedé quieto en ningún lugar.

Lo inventamos con Juancho Ramos (Volstead, entre otros). Nos conocemos de la vida hace mucho tiempo. Tocamos juntos en Volstead y teníamos la deuda pendiente de armar una banda post punk. Era el guitarrista justo para un montón de proyectos: yo siempre estuve en el post punk, a veces más evolucionado, otras veces más primitivo. Es también la música que más me gusta dentro del rock.

Incorporamos a Sergio Alvarez (Uso y Abuso, Bigfoot) y a Walter Quinteros en el bajo, que fue mi alumno y es un gran amigo. Cada ensayo sentíamos que nos aproximamos a lo que queremos. Somos una banda de amigos que saben que el rock está muerto pero que les encanta trasnochar haciendo rock.



CPQV: Contanos un poco de los teloneros que van a estar acompañando.

EM: Juancho y Micki Gutiérrez son los Volstead, una banda que no hace acústicos pero sirve para validar las canciones hermosas de los Volstead que el medio de las distorsiones por ahí no se entienden mucho las letras. Es la oportunidad para la gente que ama sus canciones de encontrarse con otro formato y darse cuenta de lo valioso de las letras.

Una de las cosas que más valoro del rock tucumano es el laburo de las letras y entre esas bandas Volstead es una de las icónicas. Son muy claros, no juegan a las metáforas, van muy al hueso, muy humanos siempre, hay algo de aprendizaje hermoso, que Juancho y Micky toquen con nosotros también es darle una oportunidad al Nesta, darle una mano, estar ahí. Somos todos partes de lo mismo y colaboramos.

CPQV: ¿Con qué se va a encontrar la gente?

EM: No vamos a tocar en el escenario grande porque es costoso para todos (para el lugar, para la banda y para la gente). Hacemos el show gratuito porque entendemos que todos están en una situación medio complicada pero que no falten los motivos para festejar, juntarnos y hacer música para que el fuego siga encendido. La gente es como que se ha acostumbrado a estar resignada. Hoy tenemos la posibilidad, se puede tocar, no hay que dejar de festejar y la idea es que la pasemos bien todos.