"Migración Inka”: beats tucumanos desde las montaña de Cataluña

El DJ y productor Federico Randall, The Peronist, presenta su nuevo EP mezclando ritmos latinos con música electrónica.

Por Luciano Billone

En medio de su estadía en Organya, un pueblo a dos horas de Barcelona, el músico y productor Federico Randall publicó su EP "Migración Inka" bajo su pseudónimo The Peronist.  El tucumano encontró la inspiración en las montañas y el entorno rural en el que vive para componer las canciones que editó junto al sello catalán Folclore Records

Desde hace un par de años Federico se radicó en este pueblo para profundizar el parapente, su otra pasión. En septiembre del año pasado, fue convocado por Folclore Records para formar parte del Festival Visual Brasil que se realizó en Barcelona. En este reencuentro con la música surgieron nuevas canciones y la necesidad de volver a los estudios. 

“Ayudas de por medio, pude pasarme unos meses ideando un concepto, creando tracks y darle vueltas y vueltas al asunto, así fue un poco como surgió Migración Inka, choqué de frente con el hecho de que vivía aquí en Catalunya y de que mi vida había cambiado mucho y así es que me ha costado encontrar conformidad con las canciones”, explica el músico.

Randall en Catalunña


"Migración Inka" (Folclore Records, 2020) propone un viaje entre la Música Andina y potentes beats electrónicos que parten desde la calma, con una canción inca-ambiental con charangos y mucho delay en “Shasta” (en alusión a la mágica montaña americana). 

El Recurso” se adentra aún más en el sonido indígena del disco, con épicas melodías de viento, para dar paso a la parte alta del disco con “Selvático”, una cumbia amazónica urbana, bailable y poética al mismo tiempo que cuenta con la voz de Morita Vargas

La andadura finaliza en un lugar calmo y culminante, con el track en plan “Lo-fi Hip Hop” que lleva por título “Timing”.


El entorno rural, con menos acceso a la información y muchas otras distracciones naturales que alejan del bullicio que trae aparejada una ciudad, le permitieron a The Peronist reinventar su sonido, mucho más vinculado a la cumbia electrónica. 

Al igual que al resto del planeta, el confinamiento afectó los planes  de Federico: “Estaba viviendo en un camping en una caravana, me tuve que ir porque era prohibido estar ahí; fue heartbreaking, la verdad no quería irme de ahí, dormía en el medio de la naturaleza, al lado de un río, podía descansar por las noches, paisajes y estrellas, incómodo pero muy pacífico”, recuerda.

Primero fue a parar a donde un amigo un tiempo, que lo ayudó a pasar el shock. Luego, una señora con “alma de diamante” le ayudó a conseguir un departamento para quedarse y estabilizarse pese al complejo panorama. Esos días en la ciudad se aprovecharon para hacer los últimos ajustes a Migración Inka.

El arte de tapa del disco fue diseñado por su compatriota tucumano Ignacio Stesina, conocido en el mundo artístico como Cuore.

Dale Play a Migración Inka: