Tras casi 20 años, lanzan material inédito de Los Chicles

Se ha desclasificado material de la banda icónica del indie/rock alternativo tucumano que sacudió a nuestra provincia en los 90' y 2000' y sentó las bases para una escena pujante que hasta hoy les rinde tributo.

Por Santiago Sibaja
Fotos: Facebook los chicles

"Con Los Chicles los pocos años que hemos estado hemos producido un montón de material. Hemos hecho como 4 discos y hemos grabado mucho más que eso", apunta Patricio García, otrora frontman y voz líder de Los Chicles, la icónica banda tucumana que sacudió los 90' y 2000' y marcó a toda una generación que experimentó con los sonidos que hoy están en boga. Casi 20 años después de su separación, se han desclasificado temas inéditos y jamás presentados de Los Chicles: canciones que fueron grabadas y no entraron en sus discos, covers, reversiones, de todo.
 

En diálogo con Colirio Pa Que Vean, García no oculta la satisfacción que le produce la presentación de "Billy Demo", una suerte de versión beta de Billy, el primer tema de su disco homónimo Los Chicles (2000). "La llamamos “Billy” porque habíamos tomado sus acordes de “Dancing With Myself” de Billy Idol", recuerda la banda sobre el tema que abre las puertas del que es considerado su disco más emblemático, un álbum ineludible del rock alternativo en Latinoamérica.


Los Chicles se formaron por supuesto en Tucumán en el año 1995 y editaron 3 discos de forma independiente: "Argh! Burp! Prrr!" (1997), "Dementa" (1999) y "Los Chicles" (2000). Años después vieron la luz “Buenosaires” (2010, grabado en vivo en 2002) y “En Vivo / Live” (2014, grabado en 2001). Acompañaron en giras nacionales a El Otro Yo y Attaque 77. "El sonido de la banda se caracteriza por mucho ruido de guitarra, baterías programadas en sintetizadores y una pertenencia obsesiva a la tradición de la composición pop que trata de alcanzar la perfección beatle", se definen en las redes sociales.





La banda estaba integrada por Patricio García (guitarra rítmica, vocalista), Gerardo Cúneo (bajo eléctrico, vocalista), Matias Lazzo (guitarra solista) y Martin Villa (Roland MC 303 y sampler). Invitado por la papa, García describió la escena noventosa en Tucumán y la aparición de Los Chicles, de cómo los jóvenes del secundario del Colegio Giosué Carducci se transformaron en una banda emblemática del indie en español:


"Cuando llegó la MTV, el rock alternativo se volvió tendencia, se democratizó, su calidad se volvió irregular y las propuestas insufribles se multiplicaron. Nosotros para entonces habíamos alcanzado cierta sofisticación y decidimos formar una nueva banda, más cerca de lo pop y lo mainstream, como una forma de dejar de ser parias y llegar a más público. La llamamos Los Chicles. Nos volvimos un acto ideal para fiestas privadas porque hacíamos versiones salvajes de clásicos del rock como “Boys Don’t Cry” o “My Sharona”".

Los Chiclets (1995)

Casi 20 años después de la separación, llegó el momento de desclasificar y "democratizar" el material inédito de Los Chicles. “Todo empezó porque conseguí sacar mis discos solistas con un contrato de distribución con Producciones en Pijama que opera en Barcelona y que es muy pero muy piola, es una distribuidora chiquita que tiene atención personalizada: antes venía sacando las cosas en CD Baby, esa empresa paga, y con esta gente me sentí muy bien; me alientan a sacar mucho material, les encanta que saque muchísimo material”, explica sobre la desclasificación del material histórico de Los Chicles.


En ese sentido, precisa que primero “sacamos toda mi discografía anterior y cuando terminamos con eso empezamos con la de Los Chicles; después se me ha ocurrido empezar a sacar el material inédito que teníamos, son toneladas”. El primer paso fue la digitalización de los cassetes  que tenía en su poder tanto García como los demás miembros de la banda. El 10 de Julio presentaron un sencillo con el cover de Velvet Underground “Lady Godiva’s Operation”, grabado en 2002, cerca de su separación y con Mateo Carabajal como invitado en guitarra.


“Preparé un compilado de cerca de 50 temas inéditos de Los Chicles entre demos y cosas raras entre esos cassetes y discos rígidos de la última época. Lo vamos a sacar eventualmente, pero primero vamos a sacar 16 sencillos, uno por mes, que van a salir desde acá hasta mediados del año que viene. Así, durante un año y medio vamos a presentar un tema nuevo de Los Chicles por mes”, apunta.


La irrupción de material inédito de Los Chicles nos rememora de forma inmediata al Tucumán de fines de los 90’ y principios de los 2000, cuando rompieron con todos los cánones establecidos en el rock local: “en esa época éramos como los primeros en hacer esa música, nosotros con los que ahora son Estación Experimental tocábamos juntos mucho”, recuerda.


“Al principio era una cosa rarísima, después hacia el 2000 se empezó a armar una movida de bandas indie, ya teníamos como un grupito”, rememora, y destaca que en aquellos días “tocábamos mucho en Velvet, un bar que quedaba en lo que hoy es El Círculo de la Prensa”.


El líder de Los Chicles confiesa que “nunca hemos tenido un público masivo, siempre era 100 personas”, pero si subraya que “se volvió hacia el 2000-2001 una movida efervescente” en la noche alternativa tucumana.

Los Chicles en vivo.

El repasar su material, damos con que algunos discos y canciones están bajo la firma de Los Chiclets y otras como Los Chicles. “Nos empezamos llamando Los Chiclets. Cuando cambiamos de formación, Martín Villa que era el que manejaba las máquinas, el dj, vino con la idea de cambiar a Los Chicles para no tener problemas con la marca de chicles.  Hay material con los dos nombres: del 95 al 99 fuimos Los Chiclets, de ahí en adelante Los Chicles”, apunta.


Recuerda el día que dijiste ‘que se pudra Tucumán’, masticabas un chicle y luego te reíste”, canta El Estúpido Martes Sangriento en James Dean, una de las tantas referencias que la escena tucumana actual hace a la banda que marcó el norte del indie rock en nuestra provincia.




Las aventuras de Los Chicles llegaron a su fin tras unos 8 años en el 2002: “No se sabía que iba a pasar con la industria discográfica. La música empezó a piratearse mucho, ya no ofrecían contratos de grabación y esas cosas, las discográficas no sabían que iban a hacer y nosotros estábamos también muy cansados, gastados ya, y estábamos por detrás de un contrato de grabación, estábamos muy cerca”.


“El guitarrista de Attaque nos había ofrecido producirnos un disco, en ese momento nos desilusionamos un poco y ya no se vendían discos. Llevó como 15 años que se adapten las cosas y aparezcan las plataformas de streaming, que se reconfigure la industria. Ahora está la posibilidad de publicar los discos y hacer una especie de negocio alrededor de eso.  A Los Chicles nos ha tocado ese momento de transición entre la industria vieja y la nueva”, analiza García 18 años después de la ruptura de la banda.


¿Y qué pasó con Los Chicles? Lo explica García: “Después de la separación yo fui el único que siguió haciendo música; empecé a componer para bandas de sonido y proyectos de cine y seguí en eso. Los otros no, no siguieron produciendo música. Martin Villa sí, colaborando con otras bandas y haciendo de productor musical a veces. Gerardo Cúneo el bajista tocó unos años en una banda de covers, nada más. Él era un compositor prolífico en la época de Los Chicles también”, señala.


“Yo me enamoré de la composición y seguí haciéndolo todavía, para todo la vida. No siento ninguna nostalgia por la época de Los Chicles pero me parece que todo ese material que hemos producido merece estar disponible”, confiesa Patricio, y atribuye esta desclasificación histórica a que “los años anteriores también hubo un movimiento global hacia el recuerdo, a rescatar música del pasado, todo por internet, antes era muy difíciles conseguir discos y apareció la posibilidad de explorar música del pasado”.


Está bueno que no quede guardado, que esté todo disponible, que se democratice. No se trate sólo de los discos oficiales, todo el material mínimamente escuchable estará ahí. Las nuevas bandas indies siempre me han dicho que escuchaban Los Chicles, así que quizás ellos son quienes más estaban esperando esto, ¿no?”, analiza, antes de cerrar este viaje al pasado con un mensaje preciso y conciso para los viejos fans de Los Chicles, de Los Chiclets, los que pogueraron y bailaron y pasaron su juventud alternativa al margen del gobierno del genocida Antonio Domingo Bussi en la convulsionada Tucumán de los 2000 : “que lo disfruten y que esperen mucho, mucho material”, resumió.


Anuncio de show de El Otro Yo. Telonean Los Chiclets.