Un lingote de metal boreal argento

Cuatro nuevos lanzamientos de nuestro norte para darle play y refrescarnos de lenguaje regional para el goce interior desde la música.

Por Gastón Guirao

Coyas Duros, Jujuy



Vienen pateando la escena under jujeña junto con Panteón y BattleCry desde hace más de 20 años. Hace poco publicaron su tercer álbum La Nada Misma (2020) que fue grabado en los estudios ALTA EN CERRO con la Producción de Rafa Mir. El primero de forma profesional sucesor de Encadenados (2002) y Coyas Duros (2012) ambos nacidos en las fauces del under. 

La banda integrada por Alejandro Gutierrez (guitarra), Diego "Colo" Castro (guitarra rítmica), Gonzalo "Cabrón" Cabrera (en voz), Martín ’Colchón’ Carnero (bajo) y Rodrigo 'Compadrito' Laureano (batería) que hacen fusión con heavy metal y de todo un poco, salen a las redes con 13 tracks nuevos para celebrar sus primeros 20 años de carrera.

Seguilos en Spotify y Facebook.

Me quedó pegada la melodía de la balada Haceme la Onda. Una canción de amor distinta, con estribillo pegadizo adornado con coros hawaianos que dan el clima perfecto para un mendigo del amor que le dedica unas palabras a su proveedor que se comporta como factura con membrillo & crema. 

Dale play y cantásela a tu proveedor amigo



El Shaman, Salta



Surge tras la disolución de Dopamina (banda de metal industrial) hace aproximadamente ocho años atrás: en esta primera etapa la influencia del sonido pesado es trasladado a pistas electrónicas y surge “San Camaleón” (2013), un álbum semiprofesional que fue presentado en diversos bares en formato Soud System. 

Actualmente la banda intenta integrar estos géneros, manteniendo los sonidos electrónicos e incorporando el metal con las voces guturales al estilo latino de hacer música que surge del espíritu de estas tierras. También conocidos por versionar al heavy metal la canción Bongo Bongo del Monstruo Sebastián.

En julio de 2020 la banda acaba de lanzar un disco de manera profesional titulado "Ya tu sabe":




Seguilos en Facebook, Instagram y Youtube.

"Quiero tomar fernet" recita con todo el power este temazo: ¡Dale play!



La Muerte del Sol, Tucumán



Se formó a fines del 2016, por Sebastián ‘Tigre’ Valdez en batería (ex Cabo de Hornos), Ezequiel Gómez en bajo (ex Delphoz) y Charly Carabajal en guitarra y voz (ex The Sin’s Name). El sonido de la banda evoca momentos de Stoner Sludge metal, mezclado con progresiones derivadas del post metal.

Lanzaron de forma digital, en todas las plataformas, el primer disco homónimo de la banda, el cual planean presentar también en formato físico. El álbum está compuesto por 7 temas, fue producido por Ramiro Daniel Rodriguez (MusicCorp Studio). El mastering se realizó en Rain City Recorders (Vancouver, Canadá) y estuvo a cargo de Stuart McKillop. El diseño de portada estuvo a cargo de Gregorio Villagrán.


Dale play a 'El juego de matar', el track que abre esta obra prima de los tucumanos:



Lo nuevo: Pestífera



Para cerrar, la presentación de PESTÍFERA, el proyecto metálico argentino que tomó forma hace poco y salió a la cancha con su primer álbum Mente Rota que ya viene dando que hablar. Sobre eso hablamos con Alejandro Sabransky su padre fundacional:

Colirio Pa Que Vean: ¿Cómo se dio el surgimiento y la génesis de Pestífera?

Alejandro Sabransky: La idea de armar un proyecto de Death Metal de sonido y estilo clásicos y contando con músicos veteranos de distintos puntos del país surgió hace varios años, pero por diversos motivos se fue postergando. A principios de 2020 finalmente me decidí a encararlo, y me pareció apropiado comenzar por un EP.

CPQV: ¿Cuáles son los elementos que la componen?

AS: Pestífera está integrada por Wata (Matan S.A., ex Pandemia) en la voz, Gustavo Quiroga (Lady Evil y Cenotaph entre otras, ex Devastación, ex Mental Distortion) en batería, David Raposo (Inhumation, ex Viceral Vomit) en bajo, Darío Ordóñez (Pogom) en guitarra y Alejandro Sabransky (1917, Funeris, Bokrug, entre otras) en guitarra y coros.

CPQV: ¿Cómo desarrollan la técnica de ensamble y los resultados?

AS: Debido a las distancias y a la declaración de pandemia y cuarentena tan pronto comenzamos a organizarnos, no se tuvo otra opción que hacer todo a de forma individual. Le envié a cada músico una maqueta de los temas y ellos se encargaron luego de enviarme sus grabaciones. Yo me encargué entonces de la mezcla y mastering.

CPQV: ¿Cómo afrontó el rubro la pandemia?

AS: Creo que más allá del impacto temporal sobre los eventos en vivo no habría en principio motivos para que la escena se resienta. No más que cualquier otra actividad al menos.

CPQV: un interrogante/disparador: ¿desapareció el under ahora que todo circula en la misma plataforma?

AS: No, para nada. Quizá una porción del público cambió sus hábitos o se formó con hábitos "nuevos" (y naturalmente esto incluye a algunas bandas) pero el under no va a desaparecer por el impacto que puedan tener las comunicaciones y sus formatos. 

Las movidas independientes de cualquier tipo tienen mucho de artesanal, mucho de autogestión, sus propios códigos y circuitos, y aunque el tiempo acarrea cambios en líneas generales siempre fue igual.

Seguilos en Facebook

Dale play a Una Mente Rota: