Desde El Obarrio, Michael Parker enciende La Máquina del Tiempo

Poesía en contexto de encierro. Las anotaciones de un paciente fueron volcadas en un poemario presentado en la misma institución de salud mental donde permanece alojado.

“La locura no se puede encontrar en estado salvaje.
La locura no existe sino en una sociedad,
ella no existe por fuera de las formas de la sensibilidad que la aíslan
y de las formas de repulsión que la excluyen o la capturan”
Michael Foucault.

Michael Parker hace 20 años que reside en el hospital El Obarrio. En el año 2016, el psicólogo Nicolás Guillermo González descubre en los cuadernos de Michael una serie de poemas manuscritos. Desde entonces se inició la tarea de recuperar el trabajo del poeta. Fue Inflorescencia Editorial la que finalmente decide llevar adelante la publicación de estos textos. Esto formó parte de una experiencia de (re) escritura, que destaca el trabajo artístico de las y los pacientes psiquiátricos como personas capaces de producir cultura desde el mismo contexto de encierro. 


"Nicolás González fue participante del Taller de Escritura Poética Inflorescencia y a lo largo de los diferentes encuentros del taller me compartió su experiencia con Michael y el material que había compilado, así se fue dibujando el deseo de llevar adelante la publicación de este valioso poemario", comenta Gabriela Olivé, editora de la Inflorescencia en diálogo con Colirio Pa Que Vean.

 "En una primera instancia, Michael y Nicolás sostenían un vínculo paciente-terapeuta que se transformó en poeta-secretario cuando Nicolás transcribía los poemas manuscritos de Michael en una computadora.
Nicolás fue un puente para las comunicaciones necesarias entre nosotras y el poeta en cada paso del proceso de construcción del libro. De esta forma Michael participó activamente en todas las decisiones para llegar al libro y para presentarlo", detalla. 


¿Cómo abordar este tipo producciones que provienen de contextos aún no legitamados por la literatura?

En inflorescencia editorial trabajamos a diario para identificar, visibilizar y promocionar voces desobedientes de la poesía del NOA, provenientes de espacios no tradicionales para la escritura; también instalarlas en los circuitos culturales de la región y exportarlas al resto del país. La voz de Michael es eco de lo que la poesía recupera y propone en un contexto de encierro, identificar esto fue importante para ampliar las perspectivas desobedientes que inicialmente impulsamos para dar espacio a las nuevas voces de niñes, jóvenes y adultes feministas y disidentes con respecto a su identidad de género y orientación sexual. Por todo esto nos propusimos para construir el libro y acompañar su viaje.

Las editoras destacaron que el proyecto también busca desarrollar a traves la venta de ejemplares la autonomía económica de Michael,para permitirle mejorar su calidad de vida dentro del hospital ya que actualemente no cuenta con ningun ingreso jubilatorio ni de pensión.


¿Qué significó llevar la presentación al Hospital Obarrio? ¿Cómo fue la experiencia y la recepción?

Lejos del imaginario instalado sobre las instituciones de salud mental conocidas tradicionalmente por prácticas antiguas y represivas que patologizaban a un “otro” distinto a lo esperado y deseado por lo social (como el encierro de trabajadores sexuales, homosexuales, transgéneros, disidentes políticos, anarquistas, etc.) el “Obarrio” nos resultó un lugar amigable con características de refugio y coherente con las actuales políticas públicas sobre salud con perspectiva de derechos humanos que considera las prácticas antes mencionadas, entre otras, como un atentado contra los derechos y la integridad de las personas. La presentación de “La Máquina del Tiempo” adentro del Hospital, propuesta y coordinada por el equipo de profesionales del Servicio Número 3 de gerontopsiquiatría que acompaña a Michael Parker a diario, fue de particular importancia porque posibilitó la visibilización de un artista dentro de la institución, un reconocimiento a su trabajo y su aporte a la literatura.


La edición de este libro realizada por Gabriela Olivé y Macarena Diosque con diseño de tapa y maquetación especial de interior de Patricio Dezalot y una ilustración de Gonzalo Barrera contó con una presentación en la “XIV Jornada de Arte y Salud Mental: No al Manicomio”, que se realizó Mar del Plata, Buenos Aires, y luego con otra en Tucumán dirigida principalmente a la comunidad del hospital y las autoridades del SI.PRO.SA.; la organización de esta última presentación estuvo a cargo del Servicio Nº 3 de Gerontopsiquiatría, donde participaron la Jefa del servicio dra. Angelita Fernández; la Jefa de Enfermería Susana Roldán; la lic. Trabajo Social, Tamara Wiernes; el lic. Psicólogo Sebastián Costa; la dra. María Emilia Cornejo; el psicólogo Nicolás González; el profesor de educación física Héctor Herrera; y la profesora de juegos teatrales Mercedes Petrichivich.

Por Elena Nicolay
El registro de la presentación del libro en Tucumán fue realizado por la fotógrafa Carla Barrera.


Para adquirir el libro contactarse con la editorial al teléfono 3814962964 o vía Gmail: [email protected] / Facebook: @inflorescenciaeditorial / Instagram: @inflorescenciaeditorial