Jorge Augusto Cruz: “Hay que visibilizar y dejar de estigmatizar”

Durante su visita a nuestra provincia en el marco del Festival de la Luz y a la expectativa de su regreso para la Octava Bienal Argentina de Fotografía Documental, el fotógrafo oriundo de San Pedro, Jujuy, nos abre las puertas de su arte, tan atravesado por sus experiencias y vivencias personales.

Jorge Augusto Cruz visitó fugazmente Tucumán para inaugurar su muestra en el Festival de la Luz 2018 en el Museo de la Universidad Nacional de Tucumán (MUNT). En octubre volverá a nuestros pagos, para su exposición en la Octava Bienal Argentina de Fotografía Documental. Abordamos sus trabajos, tan personales, el día que el pasado y el presente habitaron un fotograma, y el lado B de este fotógrafo que tiene tanto para mostrar como para contarnos.

¿De qué se trata la muestra que presentaste en el Festival de la Luz?

Esta serie de proyectos serían como un estudio abierto. No es un proyecto terminado. Consta de 56 fotografías y se llama MJOCR22051995: es mi fecha de nacimiento, mi nombre en siglas JO de Jorge CR de Cruz y la M para indicar masculino o femenino. Esta es una sigla que otorgan cuando sos portador de una enfermedad, en mi caso porque fui diagnosticado HIV positivo. El código no te identifica pero a la vez te termina identificando aunque no sea el nombre completo de la persona. Todo este proceso también fue documentar el proceso de cambio que tuve.

En este caso estas fotografías tratan de 15 años atrás cuando yo estaba yendo a un hospital, y justo actualmente yo estoy yendo a otro hospital. Cómo el pasado y el presente se juntaron en un fotograma. Es una foto analógica con una doble exposición. Justo se dio, yo no sabía que ese rollo había sido usado...se dio espontáneamente, inconscientemente. Lo más loco que me pasó con esto fue que se hayan unido estos dos fotogramas, como que ya se hicieron inseparables. Todos yendo al mismo lugar. Me causo mucha intriga eso, el pasado y el presente habitando un fotograma. Fue del día que me levanté cuando me diagnosticaron y dije: “lo tengo que documentar.” Algunas fotos quedaron perjudicadas, otras no. Cambia todo el estructuralismo de la forma de percibir , de la forma de sentir. Así fui más a lo subjetivo y simbólico.
Vengo pensando mucho en las sábanas. Los relieves de un reposar de una persona, de un descanso que cuando uno se levanta deja unos relieves, unos pliegos que nos dicen que estamos vivos. Si de un día para el otro alguien no está más, eso deja de existir. Es una huella de uno. Estuve mas reflexionando en eso

¿Y el ruido en las fotos?

Acá se podría decir que hay fotografiás no convencionales. Pueden estar mal escaneadas, con ruido y con mucho grano, pero hay algo que es mucho más importante que eso, que lo ‘técnico-técnico’. Una foto de una sábana a mi me transmite mucho, mas allá de lo técnico, y es un beneficio que estén así para poder equilibrarlas con las primeras, siento que estaría falseando si pongo algunas muy saturadas.


Es muy llamativa la última foto de la serie de las sábanas...

Este sería el anteproyecto de la sábana. Es lo que termina siendo “el sudario”, que es una imagen efímera que hice en el taller C. El sudario tiene mucho que ver con lo que es una instalación. Tiene que ver con que algo es efímero, que nuestra vida es efímera, que estamos por un tiempo, que somos únicos y que después ya no estamos.

La sábana es tratar lo efímero pero desde el autorretrato. Aquí hay una técnica alternativa que se llama “antotipia” que hace imagen con pigmentos vegetales que no tienen fijación y se van desvaneciendo con el tiempo. Lo hago en una sábana y en mi sábana porque justamente es algo propio, personal y que también influye al otro, ¿no?. Cada uno tiene su propia sabana.

¿Cómo fue mostrar algo tan personal?

Fue como difícil para mí, que incluso me costaba mucho darle un beso a alguien, y todo por desinformación. Por eso lo muestro, siento que hay que visibilizar, mostrar y dejar de estigmatizar.

¿La muestra MJOCR22051995 además tiene una instalación?

La flor. El tema de la flor es lo efímero, la flor es como una vida, después se va a ir marchitando con el tiempo mientras gotea. El goteo es como una herida que va goteando sobre un recipiente que a su vez se va tiñendo de negro. Cuando la flor ya está marchitada deja de gotear y ahí se corta el circulo de lo efímero. Ahora la flor esta en su primer ciclo, la muestra va a a estar colgada todo el mes. Una flor se marchita más o menos en 30 días.

Contamos un poco sobre el trabajo ganador de la convocatoria #tucumanosebusca de la Octava Bienal Argentina de Fotografiá Documental

Es sobre un departamento al que fui a vivir cuando llegue a Buenos Aires, porque soy parte y me incluyo. Al ensayo lo encaro siendo uno más de ellos, y no como un fotógrafo que llega, saca las fotos y se va. Vivo con ellos. Muestra muchas inquietudes, muchos problemas personales también, ir más a lo subjetivo, lo conceptual, los elementos, los símbolos, las huellas .

En ese departamento vivíamos siete personas. En ese departamento no existen prejuicios, cada uno es como es, cada uno es libre y no hay límites. De por si, la vida del gay, puto o marica es media promiscua, de hecho todos somos promiscuos. Había confianza. Todo se volvió una cuestión de autoayuda y así fue que comencé a documentar. Después me di cuenta que podía ser un hermoso material para mostrar. Algunos trabajaban con sus cuerpos y tenían clientes, otros sin obras sociales andan de un hospital a otro para conseguir una pastilla, se cruzan un montón de cosas. La idea del departamento es como algo mas unido, compartido, que al fin y al cabo nos mantiene a todos juntos. De contencioso sería.

Es muy loco porque no hay departamentos así, no existen. Hay personas que ya no viven ahí, no obstante tenemos buena relación y nos vemos. Esto me llevo a reflexionar que somos constantemente vidas inestables. De por si yo ya sabia que en algún momento no iba a estar para seguir documentando y retratando algo en el compartir. Es una seria muy íntima, saco más fotos de los objetos que dejan, como mas simbólico. Algunas si son mas descriptivas pero no van a lo explícito tipo sexual.


¿Qué pensás sobre lo paranormal registrado en fotografías?

Hace mucho tiempo también me preguntaba si es que algo paranormal puede aparecer en una fotografía, y según la tecnología de hoy en día es interesante pensar con criterio algunas cosas. Por ejemplo, algunas cosas se pueden dar por error, un partícula de tierra que recibe un flash aparece en la imagen como pequeñas auras o halos de luz. 


Lo que si creo mucho es en las energías positivas o negativas: uno cuando va a un lugar, por instinto, a veces siente o percibe algo positivo o algo malo.

Este tema también me da pie a pensar en la fotografiá forense, que es otro tema muy interesante, ya que usan técnicas con luces ultravioletas para visualizar elementos o huellas que a simple vista son invisibles. Por ejemplo, en los videos aveces aparece “un alma” pero no es que aparece una figura de alguien sino que es representada como por un bichito de luz que va andando, da vueltas y desaparece. En el video pasa eso, en la fotografiá no se muy bien, pero creo que debe haber algún dispositivo que acerque un poco mas a eso paranormal.

Creo que somos humanos que siempre buscamos las respuestas a todo. Constantemente buscamos respuestas o nos cuestionamos o queremos tratas de fundamentar algo. Creo que hay cosas que se dan por el azar, aveces se busca una justificación de algo. Se que hay fotos, hay historias, me da que pensar aunque hasta el momento no me ha pasado, si me ha pasado que por error de cámaras o exposiciones largas se hallan interpretado cosas muy extrañas. Hay muchas cosas que son inexplicables, creo que no estamos solos y no cabe duda de que algo se nos pueda presentar.

Por Gastón Guirao