Perdido tras un laberinto, fingiendo ser mortal

Bienvenidos a lo inmanejable. Los trabajadores esenciales sólo tienen nombre cuando mueren. Régimen militar para la noche en Tucumán. La música la pone Karma Sudaca.

Por Santiago L. Sibaja
13/10/2020
Foto: Municipalidad de San Miguel de Tucumán

Con hasta 400 casos positivos para Coronavirus por día "estaríamos tranquilos" dijeron desde el Ministerio de Salud Pública. Con 100 por día "es controlable", afirmaron. Esta semana hemos superado un par de veces los 500 en menos de 24 horas. Bienvenidos a lo inmanejable, Tucumán.

El Comité Operativo de Emergencias (COE) anunció que desde este lunes pueden abrir los bares y gimnasios en Tucumán: tras dos semanas en las que se multiplicaron los casos volverán a recibir clientes en medio de una situación económica que se torna desesperante.

También dispuso "prohibir en todo el territorio de la provincia la circulación de personas en la vía pública en el horario comprendido entre las 23.30 y las 7.00". ¿AH?. 

Suena a mucho, e incluso hay quienes reprocharon que la resolución diga prohibir y no restringir. 

Una prohibición para circular en determinado horario nos remite a los peor que hemos vivido como provincia y no hace falta ni decirlo, ¿no? 

Esta disposiciones serán controladas por la Policía de Tucumán, que no goza de muy buenos antecedentes pero no se acuartela hace como 7 años.

Perdido tras un laberinto fingiendo ser mortal
Se cae pero fiel a su instinto se vuelve a levantar
Soga al cuello una vez más
sopla el viento y raspando la olla
vuelve a suplicar tres deseos y uno mas

Este sábado, Tucumán despidió al doctor Jesús Amenábar: alumnos, colegas, compañeros del sindicato, y demás lloraron su partida. Esta noche también volvieron los aplausos para el personal sanitario que sonaron fuerte en el inicio de la pandemia y que hace tiempo no resonaban por estos lares.

Las víctimas del Coronavirus son un número, una estadística, una cifra en un reporte del Ministerio de Salud de Tucumán o de la Nación, hasta que adquieren nombre y rostro.

Amenábar pasará a la inmortalidad como un símbolo de la lucha gremial y reclamo de dignificación del personal de Salud. ¿Y los otros? Los trabajadores esenciales tienen nombre cuando mueren. En vida son números.

Médicos, enfermeros, bomberos, basureros, cocineros, mozos, periodistas, carteros, camioneros,  etc., etc. ¿Tienen nombre? 

Su viejo le marcó el camino
su hijo va a zafar
El hombre de la basura se anima otra vez a soñar
Soga al cuello una vez mas
sopla el viento y raspando la olla
vuelve a suplicar tres deseos y uno más
¡llevenlo de acá!

Llegará el lunes, abrirán los bares y gimnasios, y la crisis seguirá allí, donde estaba. Ni hablar de los artistas que aguardan por lo menos el tratamiento de una ley de emergencia entre tanta malaria.

Ya son muchos meses sin ir a recitales, obras de teatro y demás: ¿Cuándo volveremos a pagar una entrada para ver una banda que tampoco nos gusta tanto con una acústica del orto disfrutando de la cerveza más tibia que un antro pueda ofrecer? 

A tu salud, rock. Seguirá siendo lunes y todo seguirá siendo cuesta arriba. Nos cabe y corresponde a todos poner de nuestra parte para que esto pase y volver a ser lo que no disfrutamos ser.