Taller Abierto del Taller C, donde las piezas dialogan con el espacio

El Taller Abierto se presenta como un ensayo de montaje de las producciones desarrolladas durante este año en el Taller C. Un espacio de expresión artística que permite a lxs alumnxs participar de la experiencia del montaje como parte del proceso de producción de la obra.

“Las piezas de cada alumno son un lugar de llegada, una circunstancia que vuelve a convertirse en otro punto de partida, y así de manera infinita. Nos interesa que los alumnos tengan la experiencia de lo que significa el montaje, que en esta ocasión, se realiza de una manera autogestionada”, nos explica Geli González, una de lxs artistas que integra el plantel docente de la cátedra junto a Marcos Figueroa y Carlota Beltrame.

Hace más de 30 años que el Taller C se consolida como un laboratorio de producción artística, dentro del marco académico de la Licenciatura de Artes Plásticas de la Facultad de Bellas Artes (UNT). Un taller que se destaca por la presencia de alumnxs de distintas disciplinas y por una proyección que es reconocida a nivel nacional e internacional. Esta particularidad de la propuesta pedagógica del Taller C, se debe no solo a las líneas ideológicas con las que se conciben las prácticas artísticas contemporáneas, sino también por permitirse ampliar sus horizontes de formación de manera interdisciplinaria e integral, innovando en las dinámicas, apreciando la diversidad de conceptos y materiales; y reconociendo en la producción de cada pieza, una potencialidad para futuros artistas, docentes y/o investigadores.



“La verdad que ha sido un desafío. Ha sido un año en el que he aprendido muchísimo, he pasado de pensar en figurativo a pensar en el elemento en sí. Es como un ejercicio de pensamiento que ha sido guiado por los profesores del taller y creo que ha sido un salto cualitativo en relación a como venía pensando el quehacer del arte y el quehacer del artista. He descubierto que el artista no es solamente el que pinta un cuadro al óleo, sino el que puede montar una exposición, el que puede curar una exposición, el que puede jugar con materiales, y de descubrir eso: que el arte no tiene límites”, destaca Eliana una de las expositoras.

En el arte, lo contemporáneo, está presente, y cada vez con más complejidad. Constantemente suman al campo de elaboración artística nuevas corrientes y modelos críticos que se aplican para pensar las instancias de formación. La cátedra del Taller C desarrolla dentro de este ámbito una dinámica particular: la búsqueda de producciones que se engendren desde una mirada crítica y reflexiva. No menos importante es para los artistas que conforman la cátedra, que esta línea disruptiva también se refleje en la docencia, para que el ámbito académico no sea un lugar donde se repiten los esquemas de un sistema, sino que el mismo se conforme como un verdadero espacio de creación. “Nos interesa apuntar a sujetos críticos, que tengan una posición crítica ante la imagen, que puedan reflexionar sobre ella y lo que están haciendo. Para nosotros cada alumno es una particularidad. Cada persona tiene una identidad en la producción. No enseñamos lo que nosotros sabemos. En líneas generales, trabajamos para que esa persona adquiera herramientas para generar sus propios modelos e ideas, y de esa forma, construir su propio discurso.” afirma Geli, artista, docente y gestora cultural.

“Todo mi proceso durante el año se relacionó con la cuestión escultórica. Después de mucho trabajo llegue a la conclusión de que mi proceso durante este año se basó en el juego. En mi pieza final terminé trabajando con los rafting lego en conjunto con el material yeso, que sale de lo clásico de la escultura. El objetivo era romper con del canon clásico y llevarlo a otro lado.  Y aprendo a conocerme a mí. Cómo trabajo, cuáles son mis tiempos, cuánto investigo y cómo proceso cada pieza.”Solana. Expositora
El cambio de la escena artística que se ha ido madurando a partir de los 90 posibilitó nuevas formas de intercambio y desarrollo de las obras artísticas, a través de encuentros, clínicas y análisis de producción. También se desarrollaron nuevas especialidades dentro de la formación. “La crítica, la curadoría, el montaje, todas esas prácticas alrededor del arte están muy involucradas en el proceso de producción de arte. Eso ha logrado que el taller dentro de la academia tenga que agiornarse en relación a nuevas demandas y posibilidades que se le dan a los propios alumnos y que nuestra currícula se modifique. Nos pusimos a pensar en que teníamos que cambiar.” expresa Carlota Beltrame, artista y docente quien acompaño este proceso creativo.


“Lo que estuvo genial fue básicamente la transformación que logré. Poder dejar atrás todo lo que venía haciendo porque venía de la escultura, la pintura y mucho del dibujo. Empecé a hacer cosas que jamás imaginé que haría. Básicamente la libertad para poder utilizar el material que uno quiera”, remarca Lautaro, expositor.

Conscientes de los cambios que influyen en el plano de lo artístico y cultural, de sus nuevas manifestaciones y formas de expresión, de las nuevas plataformas, dispositivos y materiales, es de donde se exploran las prácticas del taller C, y de esta forma da cuenta de que el arte lo abarca todo, de distintas formas, transformándose, combinándose en un proceso que no tiene límites para la creación.

En esta ocasión, se presentan producciones artísticas de 25 alumnxs que se desarrollaron durante el 2018. El Taller Abierto inauguró el viernes y estará abierto en la Facultad de Bellas Artes de la UNT (ubicada en la esquina Bolivar y Chacabuco) hasta el jueves 13 en el horario de 18  a 21hs.

Fotos y texto: Elena Nicolay