“El cine y la fotografía tienen la potestad sobre la luz en Tucumán”

La luz en el teatro, artes visuales, el cine, la fotografía y otras artes escénicas, es primordial, pero depende del artista que la iluminación esté allí construyendo lenguaje o simplemente iluminando. Anticipamos la sexta edición del LabZ con esta entrevista a Valeria Junquera

Cuando un artista visual se emprende en un proyecto, pensar qué y cómo se va a encontrar el espectador con su trabajo es primordial. En este sentido, la iluminación en el objeto arte puede formar parte de él, logrando construir sentido junto a los demás elementos que forman parte de la obra. O puede ser puesta simplemente para cumplir su función primera, que es iluminar y que el espectador pueda apreciar el producto artístico. En este sentido la luz tanto en el teatro, como en las artes visuales, el cine, la fotografía y otras artes escénicas, es primordial, pero va a depender del artista que la iluminación esté allí construyendo lenguaje, o esté simplemente iluminando.

Valeria Junquera es artista graduada en Diseño Industrial de la Universidad Nacional de La Plata, y especializada en Luz y Visión en FASCET en Universidad Nacional de Tucumán. Estudió también puesta en escena, iluminación y escenografía teatral en diferentes espacios y talleres de CABA. Ha trabajado en el diseño de espacios escénicos e iluminación de más de 15 obras en Buenos Aires, en la Patagonia y en el NOA argentino, cuyo soporte siempre han sido escenarios tradicionales o espacios reales hallados de la arquitectura y el paisaje. Con toda esa experiencia, y a dos años de estar viviendo en nuestra provincia, Junquera está presentando la sexta edición del LabZ, laboratorio de la luz, por tercera vez en Tucumán.

¿Desde cuándo y por qué te dedicas a trabajar la luz en el teatro?

Desde hace muchos años, cuando empecé con mis propias obras. Cómo trabajé desde un principio con sitios reales y sus habitantes específicos, sentí la necesidad de que la luz los atraviese, para lograr lo que quería presentar al espectador. 

Mientras trabajaba en etapas de desarrollo experimental de las obras he podido notar que, en la práctica de ensayos, si alguien manipulaba la relación luz-oscuridad, se presentaba un quiebre en el comportamiento de los que estábamos allí percibiendo el fenómeno. He visto como empieza a funcionar una hipótesis o una dirección actoral a seguir marcada por el proceso de creación cuando aparece la luz, algo que en el ensayo anterior, o algo que nos había parecido bien con la luz de sala en los cambios de luz deja de tener sentido. Pude experimentar que con un simple gesto de luz o de oscuridad se modificaban las otras dimensiones de la obra; lo habitable, lo textual, lo visual, lo sonoro y que con eso se puede armar muchos relatos y vínculos. Esa es la investigación lumínica que me interesa.

¿Qué rol juega para vos la iluminación en la creación escénica?

Principalmente el de dislocar la visión y por tanto los pensamientos. La Iluminación se construye a partir del aparato de la visión, de las fuentes que irradian luz y de los cuerpos tangibles. Estos últimos no “son” de una manera: rojo, verde, pesado, de madera, brillantes, pálidos, chuecos, sino que son vistos de una manera. Son una apariencia, una influencia, una idea de ello. La otra parte está en la mente, y la otra en la luz. De acuerdo a cómo se constituyen estos tres factores podemos ofrecer una experiencia diferente del mundo a los espectadores. 

Los estímulos visuales son los principales elementos que tenemos los seres humanos para emitir una reacción, un factor más que importante a la hora de conferir la emoción sobre nuestros objetos artísticos. Un nuevo sentido a lo que nos parecía fijo, una espacialidad confusa y sin límite, una calidad de cuerpo inerte y una temporalidad que se detiene en éste espacio. La vista es poderosísima.

Valeria Junquera

¿Cómo nació el Labz (Laboratorio de la Luz) y qué características tuvo en cada edición?

El laboratorio de la luz es un proyecto itinerante autogestivo que surge para explorar las posibilidades de la luz y del espacio en su interrelación con el tiempo, los materiales y el espacio real, en el marco de formas experimentales aplicadas a las artes visuales y escénicas.

Ha formado parte desde 2005 de una investigación artística que llevo adelante con diferentes grupos especializados en las artes escénicas, performance y danza, sobre espacios inhóspitos del paisaje, lugares hallados de la arquitectura edilicia y ruinas de la ciudad, conectándose en experiencias con público y talleres de formación en ciudades de México y Cuba junto a la Cia de ACTOS ALUSIVOS, así como también en las provincias de Chubut, Bs As. CABA, S.M. de Tucumán y S.S. de Jujuy en colaboración con el Grupo Ulmus de Gestión Cultural en NOA, la Plataforma LODO y Roseti- espacio de arte de Bs.As , la escuela de artes y oficios Tamañoficio de Tucumán y el Colectivo Teatro de San Salvador de Jujuy.

En San Miguel de Tucumán, el Seminario formó parte en 2016 de la programación de la FIESTA PROVINCIAL DEL TEATRO del Instituto Nacional del Teatro y en 2017 para el 8°Festival Víctor García en LA SODERÍA/Casa del Teatro.

Como parte de la programación del proyecto ULMUS | gestión cultural, el Seminario se impartió en el marco de las actividades organizadas por el Colectivo Teatro, en San Salvador de Jujuy durante el mes de mayo, contando con el apoyo de la Universidad Nacional de Jujuy, entre otros. 

En febrero de 2018 se realizó una nueva edición del Laboratorio en el Espacio de Arte Rosetti en Buenos Aires y en mayo de 2018 fue presentado en el Festival internacional de performance de la plataforma LODO en CABA - como una de las actividades principales de formación. Las actividades cuentan actualmente con el aval del MUNT (Museo de la Universidad Nacional de Tucumán) y de la Facultad de Artes de la UNT.
Las cinco versiones anteriores concluyeron con una muestra de los trabajos exploratorios finales realizados por los participantes.


¿Qué buscas en esta nueva edición?

Hasta ahora viene dándose una etapa teórica en la que se exponen conceptos fundamentales y se reflexiona sobre procedimientos artísticos, otra en la que se realizan experimentos, que dan cuenta del comportamiento de la luz y el color en relación a la percepción humana y otra etapa de pura práctica donde los participantes elaboran trabajos de su propia autoría. 

Me gustaría lograr a partir de esta edición que se formen equipos de trabajo interdisciplinarios que luego perduren en el tiempo. Que se junten artistas de cine, artes visuales, con técnicos, actores con bailarines, arquitectos con electricistas y vestuaristas.

En esta nueva edición junto a los directores de Tamañoficio y Ulmus buscamos que el laboratorio crezca en los contenidos de la práctica de experimentos y en el desarrollo creativo. Se da que la casa de tamaño es un lugar del mundo ideal para encontrar rincones. Entonces hicimos una curaduría de éstos, junto a Alejandro Fanlo, para dejar previstos con equipamiento los espacios en los que los participantes desarrollarán sus trabajos exploratorios.

¿Cómo ves la producción tucumana respecto a la luz?

Veo que el cine y la fotografía tienen la potestad sobre la luz. Me extraña que en un lugar donde la naturaleza es tan generosa con el color, los cielos amplios y claros, las vistas que ofrecen las alturas, los verdes de las yungas,etc. no se den espectáculos más ricos en cuanto al diseño de climas y efectos. Quizás no tengo tanto tiempo aquí como para saber si hubo grandes iluminadores, que seguramente habrá.
Vi unos trabajos muy buenos de artista visuales locales en el MUNT y en el espacio de la Cripta donde generaban un ambiente inquietante. Vi algunas obras de teatro pero en general noté que no hay un trabajo especialmente sensible en esta dirección. Algunos con suficientes recursos que no se aprovechan o, por el contrario, propuestas que no tienen en cuenta la luz. Otros que sencillamente no me conmovieron. Pero se de artistas interesantes que están investigando, eso es lo importante.

El Laboratorio de la Luz inicia este jueves 09 de agosto en el horario de 18.30 a 22hs. Tiene una duración de cuatro jornadas los días 09, 10, 11, 12 de agosto. “Es muy importante tener en cuenta que el laboratorio es un esquema completo que propone un tránsito por una experiencia intensiva y que por su naturaleza requiere un compromiso en la asistencia a las tareas propuestas in situ, ya que se va a crear una obra en conjunto con otras personas. Es un laboratorio multidisciplinario, dirigido a todos los interesados en el lenguaje de la luz en la escena artística: artistas visuales y escénicos, fotógrafas, performers, escenógrafas, técnicas, ingenieras, diseñadoras, arquitectas, escultoras, músicos, poetas, actoras”, nos recuerda Junquera, cerrando esta entrevista con una invitación a todos los artistas tucumanos que quieran participar.

Por Tatiana Luján Valdez